© ACNUR/M. J. Vega. Antes de comenzar el camino del exilio, los jóvenes recibieron una identificación individual basada en historias reales de refugiados malienses. Cada persona tuvo que localizar a otros miembros de su “familia” que estaban dispersos entre el grupo.
Imagen 1 de 15