© ACNUR. Una trabajadora de ACNUR entrega una muñeca a una refugiada siria de cuatro años. La pequeña dijo que le gustaban las muñecas y que solía jugar con ellas cuando estaba en su casa en Siria.
Imagen 1 de 13