© ACNUR. Los mayores parecen disfrutar con los juguetes tanto como los niños sirios, que ahora tienen motivos para sonreír. Estos pequeños viven en el campo de Nizip 1, que acoge a más de 10.000 refugiados.
Imagen 2 de 13