© ACNUR/B.Sokol. Mariam Diallo (en el centro), su hija (a la izquierda) y su nieta muestran piezas de joyería que trajeron consigo cuando huyeron de Malí al campo de Mentao, en Burkina Faso. Mariam, de 55 años de edad, sujeta un par de pendientes, y dice que según ella son las cosas más importantes que trajo de Malí. Ella y su familia eran nómadas de etnia peul y su estilo de vida las hizo vulnerables a incursiones militares. Huyeron después de que varios militares amenazaran a Mariam por no llevar la cabeza bien tapada con el velo. Mariam ama la joyería tradicional peul y dice que después de haber vivido con miedo y no poder llevar su ropa tradicional, la joyería es para ella un símbolo de su libertad.
Imagen 11 de 15