© ACNUR/B. Sokol. Rose amasa la mezcla junto al horno. Cuando conoció a la hermana Angélique hace unos dos años, Rose vendía carbón y luchaba por sobrevivir. La religiosa enseñó a Rose a preparar pan que ahora ella vende en el mercado para mantener a su familia, que muy pronto aumentará de tamaño. Hoy, ella está casada y embarazada de su segundo hijo.
Imagen 7 de 10