© ACNUR/B. Sokol.La hermana Angélique abraza a una niña congoleña desplazada. Obligada a abandonar su hogar en 2009 debido a los ataques y la violencia del LRA, esta religiosa tiene una especial empatía hacia aquellas personas a las que ella ayuda.
Imagen 9 de 10