© ACNUR/B.Heger. Estas personas tienen pocas cosas en las que emplear su tiempo en la iglesia, pero al menos se sienten un poco más seguros y menos vulnerables a los ataques de hombres armados.
Imagen 7 de 9