© ACNUR/J. Kohler. Cuando Kinana, de 9 años, huyó de su hogar en Siria, estaba muy triste porque su mochila se perdió en mitad del caos del viaje. Aunque su padre sólo acabó la escuela primaria, comparte con la niña su pasión por aprender y sus sueños de ir algún día a la universidad.
Imagen 10 de 12