Maram, de 8 años, acababa de regresar de la escuela en Siria cuando un misil alcanzó su casa. Parte del techo cayó sobre ella. Su madre la llevó a un hospital local, pero tuvo que ser trasladada por vía aérea al otro lado de la frontera, hasta Jordania. El golpe en la cabeza le causó una hemorragia cerebral y durante los primeros 11 días, Maram estuvo en coma. Ya ha recuperado la consciencia, pero tiene la mandíbula rota y no puede hablar. ©Magnus Wennman
Imagen 5 de 12