Iman, que huyó de Siria, tiene neumonía y una infección de las vías respiratorias. Este es su tercer día en una cama de hospital. “Ahora duerme casi todo el tiempo. Normalmente es una niña feliz, pero está cansada. Cuando está bien corre por todas partes. Le encanta jugar en la arena”, dijo su madre Olah, de 19 años. ©Magnus Wennman
Imagen 12 de 12