La rutina es fantástica

La guerra, la persecuci├│n, las violaciones de derechos humanos... rompen las rutinas de las personas y las convierten en refugiadas.