Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Historias con rostro ACNUR y el Hotel Sheraton en Tayikistán ofrecen a los refugiados afganos una oportunidad

ACNUR y el Hotel Sheraton en Tayikistán ofrecen a los refugiados afganos una oportunidad Imprimir


Nargis, refugiada afgana, recibe a un cliente en el Hotel Sheraton (© ACNUR/UNHCR/Nodira Akbaralieva)
Nargis, refugiada afgana, recibe a un cliente en el Hotel Sheraton (© ACNUR/UNHCR/Nodira Akbaralieva)
DUSHANBE, Tayikistán, 25 de octubre 2017 (ACNUR/UNHCR). - Jóvenes refugiados atraviesan el lujoso vestíbulo y las relucientes cocinas del Hotel Sheraton de Dushanbe, la capital de Tayikistán, donde aprenden lo esencial del sector hotelero en un prestigioso establecimiento de cinco estrellas.


Nargis Alinazar Timuri, una refugiada afgana de 27 años con mucha determinación, ha sido asignada al departamento de camareras de piso. "El primer día, después de acabar, no podía dormir, estaba muy emocionada", cuenta. "He tratado de memorizar cada día para no olvidar las instrucciones y las claves del servicio de limpieza de habitaciones. ¿Sabías que hay una técnica especial para hacer camas? Los clientes del hotel valoran mucho una cama bien hecha".

Nargis pasó su infancia en el exilio en Pakistán, donde obtuvo excelentes resultados académicos y finalizó la escuela secundaria. En 2005, su familia se unió a la ola de repatriados a Afganistán y, una vez allí, empezó a estudiar el grado de Administración de Empresas. Sin embargo, en 2014, con el deterioro de la seguridad, se vio obligada a abandonar sus estudios y a huir con su familia al vecino Tayikistán.

Tayikistán es el país que acoge al mayor número de refugiados en la región de Asia Central, unas 3.000 personas, principalmente de Afganistán. Aquí, los refugiados afganos comparten idioma, religión y una cultura comunes con las comunidades de acogida, lo que facilita la cohesión social y la integración en la vida local. Sin embargo, los refugiados enfrentan una situación económica frágil y la competencia por un número de puestos de trabajo ya de por sí limitado.

Nargis es una de los cinco refugiados seleccionados para este programa piloto de prácticas, junto con cinco jóvenes tayikos. Este pequeño grupo aprenderá los secretos del sector hotelero de alta gama, desde la limpieza impecable y la alta cocina hasta nociones básicas de administración y gestión.

Nargis tuvo que huir en dos ocasiones de Afganistán y dejar sus estudios. (© ACNUR/UNHCR/Nodira Akbaralieva)
Nargis tuvo que huir en dos ocasiones de Afganistán y dejar sus estudios. (© ACNUR/UNHCR/Nodira Akbaralieva)
"Pensé que esta era mi oportunidad para formarme en un hotel internacional", cuenta Nargis. "Podría abrirme puertas en un futuro, tal vez incluso ayudarme a encontrar un trabajo en un hotel en cualquier parte del mundo".

La industria turística de Tayikistán crece año a año y esta colaboración aprovecha las oportunidades que surgen en un mercado emergente, preparando a los futuros profesionales de la industria hotelera.

"Esta importante iniciativa denota no solo una asociación innovadora y estratégica, sino que allana el camino para una futura cooperación reforzada entre las dos partes", declaró Vito Trani, Representante de ACNUR en Tayikistán.

"En este momento específico en que los donantes reducen sus contribuciones a las agencias humanitarias, resulta esencial explorar nuevas alianzas con el sector privado y tomar todas las medidas necesarias para mejorar el impacto de nuestras actividades de terreno en las vidas de los beneficiarios, lo que en última instancia reforzará sus medios de subsistencia y su capacidad de autosuficiencia".

Los aprendices rotan entre diferentes departamentos para conocer todos los aspectos de la gestión de un hotel. Tras casi dos meses en prácticas, Nargis ha logrado grandes progresos. Ya ha aprendido los aspectos relativos a la limpieza de habitaciones, preparación de comidas y recibimiento a los clientes en la recepción del hotel.

"Esta colaboración entre el Hotel Sheraton de Dushanbe y ACNUR en Tayikistán representa el primer paso de un proyecto piloto que creemos que beneficiará a los jóvenes tayikos y a los refugiados que sienten pasión por el sector turístico", dijo Toni Toshev, director general del Hotel Sheraton de Dushanbe. "Seguramente contribuirá a abrir puertas en el sector del turismo, una industria en pleno auge".

A pesar de haber sufrido desplazamiento forzoso en dos ocasiones, Nargis nunca se ha dado por vencida. Al igual que sus compañeros, está haciendo todo lo que puede para tener éxito y ser independiente.

"Tal vez, algún día pueda ayudar a las chicas como yo a salir adelante, especialmente en materia de educación y formación", cuenta con una sonrisa. "Tener la oportunidad de aprender nuevas competencias es muy importante, especialmente para las niñas y mujeres refugiadas”.

Por Nodira Akbaralieva


Comparte esta página con: