Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR acelera los preparativos para decenas de miles de sirios ante la llegada del invierno

ACNUR acelera los preparativos para decenas de miles de sirios ante la llegada del invierno Imprimir

© ACNUR/A.Eurdolian. Distribución de mantas adicionales a los refugiados sirios en Líbano para protegerse del frío.
© ACNUR/A.Eurdolian. Distribución de mantas adicionales a los refugiados sirios en Líbano para protegerse del frío.
GINEBRA, Suiza, 12 de octubre (ACNUR/UNHCR) – A medida que las cifras de refugiados sirios siguen aumentando en los países vecinos, ACNUR y sus socios están redoblando sus esfuerzos para prepararse para la llegada del invierno. “Estamos presupuestando en más de 64 millones de dólares los preparativos para hacer frente al invierno en toda la región, en los que se incluye a los sirios desplazados dentro de su país” dijo la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, a los periodistas reunidos en Ginebra el pasado viernes.

Fleming dijo que los planes de ACNUR en Jordania, donde la temperatura media baja hasta los 2 ºC entre mediados de noviembre y mediados de marzo, se centrarán en los refugiados que viven en los campos y en aquellos que se alojan con comunidades locales. De los más de 105.000 sirios que viven en Jordania y que han sido registrados como refugiados o están a la espera de ser registrados, un cuarto de ellos vive en el campo de Za'atri y el resto en grandes y medianas ciudades. “Nuestro plan estima que 250.000 sirios podrían necesitar asistencia a finales de año” añadió Fleming.

Se prevé que muchas de las personas que se registren a lo largo de las próximas semanas serán refugiados que llevan viviendo en Jordania desde hace algunos meses. Muchos de estos refugiados urbanos han estado viviendo de sus propios recursos o dependiendo de la ayuda de parientes o de las familias jordanas que les han acogido.

ACNUR y sus socios están planeando ofrecer asistencia adicional de cara al invierno para al menos 50.000 refugiados que viven en zonas urbanas. Además del programa de ayuda económica en efectivo ya existente para las familias más vulnerables, ACNUR entregará en noviembre y diciembre un dinero extra para afrontar el invierno que variará de 50 a 100 dinares jordanos (70 y 140 dólares respectivamente) según el número de miembros en la familia.

Además, ACNUR aumentará asignación puntual en efectivo y los bonos para ayudar a cubrir necesidades urgentes tales como el vestido, el combustible para la calefacción y el pago de los alquileres. La mayoría de las personas que solicitan este tipo de asistencia de emergencia en Jordania dicen que les han amenazado con desalojarles y necesitan ayuda para pagar el alquiler.

“También incluiremos vales para necesidades básicas que podrán usarse en determinadas tiendas en Jordania para comprar ropa de abrigo y distintos productos no alimentarios que estos refugiados necesitarán en invierno” afirmó Melissa Fleming.

La estrategia para afrontar el invierno en el campo de Za'atri ha sido elaborada por el Consejo Noruego para los Refugiados, un socio de ACNUR, e incluye la distribución de estufas, combustible, ropa de abrigo, mantas térmicas, lonas de plástico, bolsas de agua caliente y otros materiales. Este paquete se añade a la distribución habitual de materiales no alimentarios. También está previsto realizar modificaciones en las tiendas para mejorar su aislamiento. Al mismo tiempo, los donantes están aportando más de 2.500 alojamientos familiares prefabricados, de los cuales unos 300 ya han sido instalados en el campo.

El plan para el invierno en el Líbano, país que acoge a más de 94.000 refugiados, tiene como objetivo asegurar que la creciente población de refugiados disponga de alojamiento y que éste ofrezca suficiente protección frente al frío. También se pretende que todos los refugiados tengan suficiente combustible, ropa de abrigo y otros materiales de ayuda no alimentaria.

ACNUR ha presupuestado 4,7 millones de dólares para un programa que incluirá asistencia económica para que unas 3.000 familias puedan hacer frente a los pagos del alquiler, reformas en los hogares de unas 1.500 familias locales de acogida, acceso a 150 edificios que en estos momentos están inacabados y alojamientos colectivos con capacidad para un máximo de 1.300 familias, 1.000 viviendas de transición para aquellas personas que deben ser realojadas urgentemente y refugios prefabricados para hasta 250 familias.

Para asegurar que todos los alojamientos son seguros ante las inclemencias meteorológicas, se ampliará la ayuda a 3.630 hogares a través de actividades que incluyen la reparación de tejados de casas inacabadas, el suministro de paquetes de refugio y mano de obra (en caso necesario) para mejorar las viviendas insuficientemente preparadas frente al invierno y la preparación de tiendas de campaña para el frío invernal para los refugiados que están viviendo en asentamientos nómadas.

“Para asegurar que los refugiados tengan suficientes materiales de ayuda no alimentaria para los meses de invierno, hemos presupuestado 8,4 millones de dólares para suministrar combustible para la calefacción a 26.000 hogares, facilitar 3.000 estufas y calentadores, 32.000 mantas para el invierno y 60.000 vales por valor de 25 dólares para comprar ropa de invierno” explicó Melisa Fleming en Ginebra.

En Turquía, un equipo de ACNUR visitó los campos el mes pasado para discutir la planificación de actividades de preparación para el invierno con los oficiales turcos en el terreno y en Ankara. Se están considerando varias opciones de alojamiento, entre ellas el uso de refugios prefabricados en las zonas donde las temperaturas sean más frías. Ya se han instalado algunas de estas viviendas prefabricada en el campo de Oncupinar, en Kilis, pero se necesitarán más.

La organización turca Presidencia para la Gestión de Desastres y Emergencias y la Media Luna Roja Turca han desarrollado una tienda de campaña para el invierno y han encargado ya 30.000 unidades a un proveedor local. También se están manteniendo conversaciones para asegurar que se dé respuesta a las necesidades de los refugiados urbanos.

En Irak, el número de sirios que han solicitado asilo supera en estos momentos los 39.000, de los que casi 32.000 se encuentran en la zona del Kurdistán y más de 7.000 en Al-Qaem, en la gobernación de Anbar. Se han abierto tres campos y los refugiados en ellos son la principal prioridad de ACNUR en el marco de sus preparativos para el invierno, seguidos de los programas para aquellos que viven en la comunidad local o con familias de acogida.

Los planes para el invierno incluyen la sustitución de las actuales tiendas ligeras en Al-Qaem por otras 1.230 tiendas familiares, así como el suministro de estufas, combustible, mantas y edredones térmicos, y el cambio de las tiendas de campaña donde se ubican las escuelas por aulas prefabricadas y equipadas con calefacción. También se dará asistencia para el invierno a 12.000 refugiados urbanos vulnerables, a los que se entregará queroseno durante un periodo de tres meses, así como dos mantas térmicas por persona.

Dentro de Siria, el programa de ACNUR “Manteniendo a las familias calientes”, presupuestado con 32,4 millones de dólares, atenderá a 500.000 sirios durante los próximos tres meses. El plan está basado en tres elementos principales: rehabilitación de refugios comunitarios, distribución de ayuda no alimentaria y suministro de una única ayuda económica en efectivo a los más vulnerables. “Actualmente nos faltan 12 millones de dólares para poder financiar esta operación. Se necesita el dinero urgentemente si queremos completar todas nuestras actividades para el invierno a tiempo” dijo Fleming en Ginebra.

ACNUR tiene previsto rehabilitar 120 refugios comunitarios para acomodar a personas desplazadas. Las obras incluyen la colocación de tabiques y la instalación de ventanas y puertas, de calefacción en zonas comunes y el suministro de agua, saneamiento y cocinas comunitarias.

La distribución de ayuda no alimentaria incluirá la entrega de más mantas, alfombras y colchas para el invierno. Hasta la fecha estos materiales han sido distribuidos a 200.000 personas en todo el país. En función de los fondos disponibles, ACNUR tiene previsto entregar más materiales a otras 300.000 personas de aquí a finales de año.

“También ofreceremos a los desplazados internos sirios ayuda económica en efectivo para cubrir gastos de invierno como las facturas de la calefacción y de la luz. Hasta la fecha, más de 17.000 personas han recibido este tipo de ayudas en Al Nabek, al sur de Homs.


Comparte esta página con: