Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Graves abusos de derechos humanos en RDC mientras miles de personas siguen huyendo de Kivu Sur

Graves abusos de derechos humanos en RDC mientras miles de personas siguen huyendo de Kivu Sur Imprimir

© ACNUR/M.Sibiloni. Una mujer camina por un campo para desplazados en el este de Congo. Las mujeres son especialmente vulnerables a sufrir abusos durante los conflictos.
© ACNUR/M.Sibiloni. Una mujer camina por un campo para desplazados en el este de Congo. Las mujeres son especialmente vulnerables a sufrir abusos durante los conflictos.
GOMA, República Democrática del Congo, 7 de diciembre (ACNUR/UNHCR) – En las últimas semanas la atención se ha centrado en la lucha de poder entre las tropas del gobierno y las fuerzas rebeldes del M23 en la provincia de Kivu Norte, en la República Democrática del Congo, así como en el masivo desplazamiento de población y el sufrimiento que éste conlleva para los civiles. Sin embargo, también han estado ocurriendo cosas terribles en la provincia vecina de Kivu Sur, donde las necesidades de protección son enormes.

Según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés), más de 47.000 desplazados internos han llegado en las últimas dos semanas a las ciudades de Minova, en la zona de Kahele (Kivu Sur) y a Bweremana, en la frontera entre Kivu Norte y Kivu Sur. ACNUR y sus socios han recibido informes que denuncian serios incidentes de protección en la región, entre ellos violaciones.

Las tropas del gobierno, los rebeldes del M23 y otros grupos armados, entre ellos el movimiento FDLR (Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda) y la milicia Mai Mai, han sido acusados de cometer abusos contra los derechos humanos en Kivu Sur

ACNUR considera inaceptables estos abusos y pide una vez más a todos los grupos armados involucrados en el conflicto que se abstengan de amenazar y abusar de la población civil y que tomen pedidas para evitar las violaciones de derechos humanos y que se investiguen los casos, castigando a los culpables.

“Condenamos particularmente a aquellos que aprovechan la situación de inestabilidad en el este de Congo para cometer graves violaciones de derechos humanos, especialmente abusos sexuales. No obstante, es positivo el hecho de que el gobierno haya arrestado a siete soldados acusados de saqueos” afirmó un portavoz de ACNUR.

Una misión interagencial en la que participó ACNUR visitó la zona de Minova a finales de la semana pasada y encontró evidencias de abusos de derechos humanos vinculados al último conflicto, entre ellos violaciones, saqueos y presencia de hombres armados en los campos para desplazados internos y en las escuelas.

El equipo fue informado de que 72 mujeres habían sido violadas en la ciudad de Minova y en los alrededores. Todas habían recibido tratamiento médico y a 52 de ellas se les ofrecieron tratamientos profilácticos post-exposición (PEP por sus siglas en inglés). Estos tratamientos se dan a las víctimas de violación para minimizar el riesgo de contraer el virus del SIDA, pero deben ser administrados dentro de las 72 horas posteriores a la agresión.

Los incidentes en Minova se añaden a otros 76 casos de violación registrados por socios locales de ACNUR en Kivu Norte durante los combates en noviembre. Otros 40 casos se produjeron en la zona ese mismo mes, según informa una ONG socia de ACNUR que ofrece apoyo psicosocial. Un psicólogo y cuatro asistentes sociales han visitado estos días la ciudad de Minova para atender a víctimas de violencia sexual y de género, al tiempo que se han facilitado seis hogares de protección para ofrecer más apoyo.

La misión interagencial también recibió información de casos de saqueos de material de ayuda humanitaria destinada a las personas desplazadas internas en Minova.

Aunque los desplazados internos recién llegados han puesto al límite los escasos recursos en aquellas zonas donde han encontrado refugio, entre ellos el agua y la leña, el equipo interagencial observó también que no había signos de mayores tensiones entre las comunidades de acogida y los desplazados internos. Los precios de los alimentos han aumentado y la inseguridad ha impedido a las personas de la zona acceder a las tierras para atender sus cultivos, lo cual ha afectado a su capacidad de generar ingresos.

La misión interagencial también identificó 39 casos de niños separados de sus padres, pero todos ellos están viviendo con otros miembros de su familia. Había 22 menores no acompañados, nueve niñas y 13 niños, de los cuales 8 ya se han reunido con sus familias. Entre otras situaciones preocupantes está la de un niño de 4 años que fue encontrado jugando con una granada cerca de Nyamassassa y casos de reclutamiento forzoso de menores en el territorio de Kalehe, en la zona de Hauts Plateaux.

Mientras tanto, en Kivu Norte, la situación sigue estable mientras las tropas del gobierno, la policía y los funcionarios retoman su autoridad en Goma, Sake y otras ciudades, aunque el movimiento M23, tras retirarse de la capital (Goma), sigue cerca de la zona.

ACNUR ha hecho recomendaciones al gobierno y a las fuerzas de paz de Naciones Unidas para mejorar la seguridad de las personas que viven en los campos, entre ellos el campo de Mugunga III, atacado y saqueado el fin de semana pasado. Se están tomando medidas para reforzar la seguridad de los desplazados internos en los 31 campos de Kivu Norte. “ACNUR y sus socios tenemos acceso a sólo 15 de los campos de momento. Queremos tener garantías también de que la situación de seguridad es buena en las zonas de retorno antes de ayudar a la gente a regresar a sus casas” dijo el portavoz.

A finales de octubre, OCHA informó que había unos 841.000 desplazados internos en Kivu Norte. Se estima que unas 129.000 personas se desplazaron como consecuencia de la reciente inestabilidad.

Unos 105.000 congoleños desplazados están viviendo en los 31 campos que están bajo responsabilidad del grupo de trabajo de Coordinación y Gestión de Campos, entre ellos 30.000 personas en Mugunga III. El resto están viviendo en asentamientos espontáneos o con comunidades de acogida. En Kivu Sur, según la OCHA, unas 878.000 personas se encontraban desplazadas a finales de octubre de este año, muchas viviendo con comunidades de acogida.

> Donaciones para la emergencia en Congo: www.eacnur.org


Comparte esta página con: