Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Un refugiado sirio salta de alegría al recibir asilo en Moldavia

Un refugiado sirio salta de alegría al recibir asilo en Moldavia Imprimir

© Dimitri Doru. Raghid Jened se convirtió en refugiado cuando no pudo regresar a su país natal, Siria, y ahora trabaja en Moldavia como otorrino.
© Dimitri Doru. Raghid Jened se convirtió en refugiado cuando no pudo regresar a su país natal, Siria, y ahora trabaja en Moldavia como otorrino.
CHISINAU, Moldavia, 19 de noviembre (ACNUR/UNHCR) – La historia de Raghid Jened, nacido en Siria, es una historia de éxito para la integración de los refugiados: médico, traductor certificado de árabe-ruso y apasionado del paracaidismo acrobático, no se ve viviendo en otra parte que no sea Moldavia.

Antes de ir a Moldavia para estudiar hace 13 años, Jened sabía muy poco sobre este país. “Lo único que sabía es que es un país pequeño y seguro, donde la gente es amable, como en Siria”, dijo él. “Ahora, después de tanto tiempo viviendo aquí, puedo confirmar que es verdad”.

Sus primeros días en Chisinau fueron difíciles, especialmente porque no conocía la lengua. Al principio se arrepintió de su decisión de estudiar fuera de su país, pero pronto empezó a aprender ruso y un poco de rumano e hizo nuevos amigos moldavos que le hacían sentirse como en casa.

“Soy afortunado de tener gente a mi alrededor que se preocupa por mí como lo hacen mis padres”, dijo Jened. Además, no solo considera Chisinau como su hogar porque le ha visto crecer, sino también porque ahora la conoce mejor que Homs, su ciudad natal en Siria.

El levantamiento sirio comenzó en abril de 2011, justo cuando Jened estaba terminando la carrera de medicina en la especialidad de otorrinolaringología en uno de los hospitales más destacados de Moldavia.

A medida que empeoraba el conflicto en el país, su ciudad natal, Homs, resultó profundamente afectada. Sus padres todavía están allí luchando por sobrevivir, dijo Jened, pero debido a los combates y a las bombas viven con unos amigos mientras su hermano está escondido. Jened no ha podido hablar con sus padres en semanas, ya que las líneas telefónicas solo funcionan de forma intermitente. Espera poder ayudar de alguna forma a sus padres “aunque de momento parece difícil evacuarlos”, dijo Jened.

Debido al conflicto que está azotando el país, Jened no ha podido volver a Siria. En vez de eso, se dirigió a la Dirección de Refugiados de Moldavia para solicitar asilo como refugiado sur place (refugiado por causas sobrevenidas)  y le concedieron protección complementaria. En la actualidad hay 75 sirios con estatuto de protección complementaria en Moldavia, de los cuales muchos llegaron en el último año.

Desde que le reconocieron el estatuto de protección complementaria, ACNUR y sus socios han proporcionado a Jened apoyo social y legal así como ayuda económica y asistencia en especie, por lo que él está muy agradecido.

Aun así él se esfuerza para ayudar y posee habilidades para hacerlo. Con su título en medicina ejerce como otorrino en el principal hospital de Moldavia, el Centro de Atención Materno infantil. “Disfruto trabajando con niños y tengo planeado seguir trabajando con ellos”, dijo Jened.

Aparte de amar su trabajo como médico, a Jened le apasiona el paracaidismo acrobático. “Empecé a saltar en 2003 solo por curiosidad y después no pude parar”, cuenta sonriendo. Obtuvo una licencia de paracaidismo profesional en 2011 y salta tan a menudo cuando las condiciones atmosféricas se lo permiten.
Recientemente, para demostrar su agradecimiento por el apoyo que ACNUR le ha proporcionado, llevó varias banderas de ACNUR en uno de sus saltos para promover el trabajo de la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Cuando le preguntan sobre su futuro, Jened habla con emoción sobre sus esperanzas de obtener pronto la ciudadanía moldava, su deseo de obtener el doctorado en medicina y su anhelo de ayudar a sus padres y, en última instancia, formar una familia en Moldavia, que por ahora es su hogar.

Por Irina Ungureanu en Chisinau, Moldavia


Comparte esta página con: