Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Las nuevas tecnologías ayudan a satisfacer las necesidades de los refugiados en Sudán del Sur

Las nuevas tecnologías ayudan a satisfacer las necesidades de los refugiados en Sudán del Sur Imprimir

© UNHCR/K.Mahoney. Para los niños refugiados, el aspecto más fascinante de la tecnología de registro biométrico es la luz roja que escanea sus huellas dactilares.
© UNHCR/K.Mahoney. Para los niños refugiados, el aspecto más fascinante de la tecnología de registro biométrico es la luz roja que escanea sus huellas dactilares.
YIDA, Sudán del Sur, 27 diciembre (ACNUR/UNHCR)- La tecnología está cambiando todas las esferas de la vida, incluyendo las intervenciones humanitarias. En Sudán del Sur, ACNUR está usando imágenes de satélite, mapas interactivos, toma digital de huellas dactilares y envío de mensajes de texto para reforzar la protección de los refugiados, ayudar a los más vulnerables y llegar a los refugiados de las áreas urbanas.

ACNUR está llevando a cabo el primer registro biométrico en Sudán del Sur usando tecnología digital de toma de huellas. Los cerca de 200.000 refugiados han sido registrados en bases de datos estándar, pero la biometría ayudará a identificar a los refugiados más rápidamente, de manera que puedan recibir una mejor asistencia.

En el campo de refugiados de Yida, el más grande de Sudán del Sur con más de 65.000 refugiados, la biometría es la manera decisiva para que ACNUR pueda orientar los servicios, evitar registros múltiples y hacer que la planificación y la prestación de servicios de asistencia sean más eficientes.

Al estar Yida muy cerca de la frontera, no es raro que los refugiados arriesguen sus vidas volviendo a casa para acompañar a otros miembros de la familia a un lugar seguro. Estos movimientos hacen que mantener unas cifras exactas de la población en Yida sea un desafío para ACNUR.

Un registro preciso también facilita el seguimiento individual de los refugiados más vulnerables, como Housna Ali Kuku, una madre soltera con cuatro niños que llegó a Yida a finales de julio. Una campaña de información en Yida le dijo a Housa cuándo debía llevar exactamente a sus niños al centro de registro de ACNUR.

“Me estoy recuperando de una infección en las vías respiratorias, y aunque estoy enferma y cansada, sé que es importante para mis hijos y vengo a ACNUR para que seamos registrados”, le dijo a ACNUR. Los niños de Housna no son conscientes de los esfuerzos de ACNUR por incorporar la alta tecnología a este proceso. Uno a uno están siendo registrados y miran con fascinación a medida que el funcionario de registro hace rodar su dedo índice para capturar la huella digital de cada niño en el sensor de la pantalla de luz roja de la máquina.

ACNUR está usando al mismo tiempo este procedimiento para actualizar información sobre situaciones de necesidades especiales, como mujeres cabeza de familia, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, o niños desnutridos. En este sentido, el personal de protección puede identificarlos rápidamente y satisfacer las necesidades de los más vulnerables en un campo formado en más del 70% por mujeres y niños.

El equipo también está registrando un nuevo dato: las direcciones de los refugiados. ACNUR ha estado trabajando recientemente con la ONG socia, ACTED, para tomar las coordenadas por GPS y poder hacer un mapa del asentamiento de Yida. Cada estructura o tienda está siendo incluida en el mapa.

Los mapas y las direcciones están vinculados a la base de datos de ACNUR, proporcionando valiosa información a través de la tecnología interactiva. Estos nuevos mapas permiten a los trabajadores humanitarios saber mucho más sobre la población del campo que mediante la mera localización de cada refugio, ya que la base de datos enlaza los datos geográficos y demográficos de cada familia.

“Ahora, detectar un problema está a un solo clic de distancia”, dice Emillie Poisson, Directora de ACTED para Sudán del Sur.

“Deja que te dé un ejemplo: antes, si la clínica notaba un incremento de los pacientes con una enfermedad determinada, todo lo que teníamos eran cifras absolutas. Ahora, podemos detectar las causas analizando el mapa. ¿Se extiende la enfermedad en una comunidad determinada, alrededor de una letrina en concreto, en familias con niños en edad escolar? Esta información nos ayuda a hacer una intervención rápida y de una manera más específica”, dice Poisson.

Con la ayuda de los mapas interactivos, se pueden mejorar los servicios para los refugiados más vulnerables. ¿Dónde se localizan a las personas más mayores y enfermas? ¿Cómo de lejos tienen que irse para conseguir agua, llegar a la clínica o transportar comida desde los puntos de entrega? ¿Han sido todos los artículos de socorro distribuidos a todos los hogares? ¿Están siendo los niños de determinadas áreas del campo mal representados en las escuelas de los campamentos?

Un conjunto completamente diferente de problemas se presentan en Juba, donde más de 6000 refugiados están dispersos en la extensa capital. Necesitan protección y apoyo, pero el desafío más grande para ACNUR ha sido la comunicación. De nuevo, la tecnología ofreció la solución.

ACNUR estableció contactos con los líderes de la comunidad, quienes a su vez se comunicaban con las comunidades por teléfono o mediante visitas personales. El método era costoso y le quitaba mucho tiempo a los líderes de los refugiados, y no le daba a ACNUR un acceso directo a los beneficiarios. Durante un reciente ejercicio de registro, se hizo patente que prácticamente todos los refugiados tenían, o bien un teléfono móvil, o bien acceso a un móvil a través de algún conocido.

Los equipos de Protección de ACNUR y de Tecnología de la Información están ahora trabajando con un proveedor de telefonía móvil para instalar una plataforma de envío de mensajes para ACNUR. El número de teléfono de los refugiados ha sido introducido en la base de datos y estructurado por áreas geográficas. ACNUR puede ahora llegar a todos o a determinados grupos de refugiados en muchos idiomas y al mismo tiempo.

“El sistema estará funcionando totalmente en unos días”, dice el oficial de servicios comunitarios de ACNUR, Alfonso Massa. “Esto permitirá al líder de la comunidad incluso organizar unas elecciones democráticas”. ACNUR enviará instrucciones paso a paso en árabe e inglés a todos los refugiados y los guiará a través del proceso: desde la selección de candidatos hasta la formación de un comité de liderazgo”.

* Nombre cambiado por motives de protección.
Por Melita H. Sunjic en Juba y Kathryn Mahoney en Yida

> Donaciones para la emergencia en Sudán del Sur: www.eacnur.org


Comparte esta página con: