Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Los nuevos desplazados en el este de Congo necesitan asistencia urgente

Los nuevos desplazados en el este de Congo necesitan asistencia urgente Imprimir

 

© ACNUR/UNHCR/A.Diallo. Una mujer congoleña de pie junto a su casa dañada en Mungote. Un equipo de evaluación estuvo visitando este asentamiento de desplazados internos en el territorio de Masisi.
© ACNUR/UNHCR/A.Diallo. Una mujer congoleña de pie junto a su casa dañada en Mungote. Un equipo de evaluación estuvo visitando este asentamiento de desplazados internos en el territorio de Masisi.
GOMA, República Democrática del Congo, 20 de marzo de 2013 (ACNUR/UNHCR) – Miles de desplazados internos en el territorio de Masisi necesitan urgentemente asistencia humanitaria básica tras los últimos combates producidos en esta región inestable de la República Democrática del Congo.

Los enfrentamientos entre las fuerzas armadas congoleñas y otros grupos armados a finales de febrero y principios de marzo, forzaron a miles de personas, muchas de ellas alojadas en asentamientos para desplazados, a huir a la base de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU en la ciudad de Kitchanga, que también se vació, como otras áreas. La situación de seguridad se encuentra relativamente estable y la mayoría de la gente ha retornado a sus hogares, aunque a menudo se los han encontrado destruidos.

El personal de ACNUR y la Comisión Nacional para los Refugiados del gobierno congoleño pudieron visitar esta zona el pasado jueves. Encontraron a muchas personas que necesitaban desesperadamente asistencia, incluyendo alimentos, refugio y cuidados sanitarios. ACNUR y el Programa Mundial de Alimentos están planeando una distribución de ayuda para satisfacer las necesidades inmediatas de estos desplazados antes de final de mes.

La misión de evaluación descubrió que la mayoría de los 12.000 desplazados internos que viven en los asentamientos de Kahe y Mungote, en Masisi, habían huido a zonas más seguras para escapar de los combates. Algunas zonas de los asentamientos habían sido saqueadas y dañadas por civiles y hombres armados. Los materiales de los refugios fueron uno de los objetivos, con 63 tiendas incendiadas en Kahe y casi 800 lonas robadas en Mungote. “La próxima vez que nos veamos obligados a huir, nos llevaremos todas nuestras lonas”, aseguraba un líder de los desplazados.

Los líderes de los desplazados internos en Kahe informaron de que la situación era crítica y no podían esperar más tiempo a que llegase la ayuda. Dijeron que no habían recibido asistencia humanitaria en dos meses. Las mujeres expresaron su preocupación por los riesgos a los que se se enfrentan. “Conseguir leña se ha convertido en un reto ya que nos exponemos a violaciones y a violencia sexual y de género”, afirmaba una desplazada.

Según el Comité Internacional de Cruz Roja, más de 550 casas fueron destruidas y 88 personas asesinadas en la ciudad de Kitchanga durante los enfrentamientos, que obligaron a 9.000 personas a buscar refugio en la base de la ONU. Unas 2.000 familias (6.000 personas) abandonaron el área de Kitchanga encontrando refugio en los asentamientos para desplazados internos cerca de la capital de provincia, Goma, a unos 85 kilómetros. Muchos de los desplazados internos que habían retornado a sus hogares incendiados en Kahe y Mungote se fueron a Bwiza.

La inestable situación de seguridad en Masisi ha complicado la visita de ACNUR y sus socios a los asentamientos de desplazados y la entrega de ayuda humanitaria a los necesitados. Pero los miles de nuevos desplazados dentro y en los alrededores de Kitchanga, incluyendo a las personas que viven en los asentamientos para desplazados, necesitan materiales de refugio urgentemente así como otro tipo de materiales. ACNUR está buscando un acceso urgente a estas áreas y ha pedido a ambas partes en conflicto que garanticen la seguridad de los civiles desplazados y la de aquellos que les asisten.

Miembros del equipo de evaluación dijeron que el conflicto ha traumatizado aún más a miembros de grupos étnicos afectados por la violencia y la situación dentro y en los alrededores de Kitchanga. Una situación que se mantiene extremadamente tensa por la preocupación de que se produzca más violencia interétnica.

La Agencia de la ONU para los Refugiados también está preocupada por la presencia de grupos armados en asentamientos para desplazados internos y ha pedido urgentemente al gobierno que mejore la seguridad en los asentamientos de Masisi, desplegando policía adicional y dirigiendo más patrullas para prevenir que los grupos armados entren en los asentamientos y comprometan su carácter civil.

En el territorio de Rutshuru, junto a Masisi, según nuestros socios locales las luchas entre las diferentes facciones del movimiento rebelde M23 han forzado a unas 12.000 personas a huir de sus hogares y buscar refugio en áreas más seguras. Está previsto que una misión interagencial de evaluación visite la zona de Rutshuru a final de semana para evaluar las necesidades y la situación de los desplazados.

De acuerdo con cifras de la ONU, hay más de 900.000 desplazados internos en Kivu Norte.

> Donaciones para la emergencia en Congo: www.eacnur.org


Comparte esta página con: