Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa La nueva ley de escisión no exime a Australia de sus responsabilidades con los solicitantes de asilo

La nueva ley de escisión no exime a Australia de sus responsabilidades con los solicitantes de asilo Imprimir

GINEBRA, Suiza, 22 de mayo de 2013 (ACNUR/UNHCR) - El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reiteró el miércoles su preocupación por el trato que reciben los solicitantes de asilo que llegan por mar a Australia.

Conforme a la nueva legislación, todos los solicitantes de asilo que llegan en barco a cualquier punto de Australia son susceptibles de ser trasladados a Nauru o Papúa Nueva Guinea (PNG) para iniciar allí los trámites legales y sólo podrán solicitar el estatus de refugiado en Australia si el Ministro de Inmigración y Ciudadanía toma personalmente la decisión de permitirlo basándose, para ello, en el interés público.

La visión que ACNUR ha mantenido desde siempre es la de que, según el Derecho Internacional, cualquier escisión de territorios no libera a Australia de sus responsabilidades hacia los solicitantes de asilo.

“Según el Derecho Internacional, cualquier escisión de territorio para un propósito específico nacional, no tiene ningún efecto en la obligación de los países de mantener los compromisos adquiridos por un tratado internacional, que se aplica en todo su territorio. Esto incluye la Convención sobre Refugiados de 1951, de la cual Australia es parte”, dijo Volver Türk, Director de Protección Internacional de ACNUR.

“La posición de ACNUR en cuanto a los solicitantes de asilo que llegan a territorio australiano, por cualquier medio y en cualquier lugar, ha sido proporcionar el acceso a un procedimiento de determinación de la condición de refugiado completo y eficiente en Australia. Esto se correspondería con la práctica general y con la regulación internacional de los refugiados”, enfatizaba Türk.

“Si los solicitantes de asilo son trasladados a otro país, la responsabilidad legal sobre estos puede ser compartida con ese otro país en algunas circunstancias”.

ACNUR ha encontrado serias deficiencias en las oficinas de asilo de Nauru y PNG, donde han sido llevados los solicitantes, incluyendo las condiciones de recepción y retrasos en el establecimiento de marcos legales para la determinación del estatus de refugiado.

ACNUR considera igualmente urgente que se proporcione a los más de 18.000 solicitantes de asilo que han llegado por barco a Australia, desde el 13 de agosto de 2012, un procedimiento de asilo justo y efectivo, siguiendo el debido proceso, tan pronto como sea posible, y que cualquier detención de un solicitante de asilo se haga en los estrictos términos que prevé la regulación legal australiana de refugiados y las de derechos humanos.

Esto debe aplicarse tanto a los solicitantes de asilo que han llegado a un territorio escindido como a los que no, y si han sido, por tanto, trasladados a Nauru o a Papua Nueva Guinea o si, por el contrario, permanecen en Australia.


Comparte esta página con: