Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Entrevista: La presidenta del Comité Ejecutivo de ACNUR visita a los refugiados sirios en el Líbano

Entrevista: La presidenta del Comité Ejecutivo de ACNUR visita a los refugiados sirios en el Líbano Imprimir

© ACNUR/J.Eid. La embajadora Alicia Arango Olmos, que preside el Comité Ejecutivo de ACNUR, conoció a jóvenes refugiados en Trípoli, Líbano.
© ACNUR/J.Eid. La embajadora Alicia Arango Olmos, que preside el Comité Ejecutivo de ACNUR, conoció a jóvenes refugiados en Trípoli, Líbano.
BEIRUT, Líbano, 27 de mayo de 2013 (ACNUR/UNHCR)- Alicia Arango Olmos preside el importante Comité Ejecutivo de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). La diplomática colombiana ha tenido un papel vital en Ginebra, pero raramente ha podido ver al ACNUR trabajando sobre el terreno. A comienzos de este mes fue a una misión sobre el terreno para observar las labores de socorro y de emergencia vital que estaba desarrollando ACNUR en Líbano, país que acoge a más de 48.000 refugiados sirios.

La embajadora Arango Olmos visitó centros comunitarios y refugios colectivos en Beirut, Trípoli y Saida y su viaje ayudó a sensibilizar sobre la situación de los refugiados sirios y a informar a sus compañeros de las muchas necesidades que tienen estas personas. Arango habló sobre sus impresiones en este viaje con Dana Sleiman, del departamento de Comunicación de ACNUR.

Has visitado a los refugiados sirios al sur y al norte del Líbano. ¿Qué has visto?

Me impresionaron mucho dos cosas. La primera: era muy motivador ver a las mujeres trabajando por su propio empoderamiento, trabajando para ser ellas mismas, para que sus hijas pudieran tener un futuro mejor. En ellas ves esperanza. Al mismo tiempo creo que lo que ACNUR está consiguiendo es admirable: la manera que en la gente funciona, cómo reciben a los refugiados, las caras de los refugiados. Creo que eso tiene que mostrarse al mundo. Es la manera real de trabajar.

¿Cuál era el sentimiento general entre los refugiados que conociste allí?

Pude ver distintos sentimientos. Primero, mujeres con muchísima disposición y deseos de alcanzar cosas para ellas, para su familia… diciéndole al mundo: “Estamos aquí y queremos seguir adelante”. Al mismo tiempo, me gustaría llamar la atención de la comunidad internacional sobre el hecho de que proporcionar refugio no es, de por sí, una solución duradera… Tenemos que dar esperanza… Tenemos que ayudar a la gente a salir de los refugios y a hacer una vida por sí mismos.

¿Te emocionó en particular alguna historia personal?

Aquí escuchas constantemente historias de todo tipo. Pero lo que más me emocionó es el no tener respuestas sobre qué va a pasar mañana. Cuando no tienes respuestas sobre lo que va a pasar mañana, la vida pierde su placer.

¿Qué impresión tiene de la misión de ACNUR en Líbano?

Estoy muy impresionada. El personal de ACNUR está trabajando en un contexto difícil. Me impresiona su organización y la manera que tienen de tratar a los refugiados, su actitud receptiva, siempre están ahí, siempre preparados… realmente os felicito.

¿Cuenta ACNUR con suficientes recursos para satisfacer las necesidades de estos refugiados?

No hay duda de que se necesitan fondos. La comunidad internacional, los donantes privados… todo el mundo debería echar un vistazo a la situación en Líbano y hacer un esfuerzo por ayudar. Un poco de colaboración por parte de todos ayuda mucho.

¿Cómo es la situación en comparación al problema de los desplazamientos en Colombia?

Lamentablemente Colombia lleva muchos años teniendo un problema de desplazamiento forzado. Hoy tenemos más personas desplazadas que cualquier otro país en el mundo: 4 millones. Es algo a lo que hay que prestar atención porque va en aumento y la gente se va acostumbrando a ello. Nunca debería uno acostumbrarse a ser desplazado. Por eso es hora de que Líbano y el mundo pongan atención a esta situación. Por favor no dejemos que se haga más grande.

¿Qué mensaje tiene para la comunidad internacional?

Líbano está pidiendo ayuda a gritos. Se necesitan fondos: necesitamos ampliar la comunidad de donantes, más gente, más países que trabajen en esto. Pero también tengo que dar las gracias a todos los donantes que nos estaán apoyando y a aquellos que siguen trabajando en este proyecto.

 

> Donaciones para la emergencia en Siria: www.eacnur.org, llamando al 902 218 218 o mandando un SMS* con la palabra ACNUR al 28014

*Donación íntegra de 1,20 euros para ACNUR. Válido para Movistar, Vodafone y Orange.


Comparte esta página con: