Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Los refugiados que huyen de Al Qusayr informan de las dificultades para escapar

Los refugiados que huyen de Al Qusayr informan de las dificultades para escapar Imprimir

© ACNUR/A.Blazy. Esta familia huyó recientemente de la ciudad siria de Al Qusayr
© ACNUR/A.Blazy. Esta familia huyó recientemente de la ciudad siria de Al Qusayr
GINEBRA, Suiza, 4 de junio de 2013 (ACNUR/UNHCR) – Con la batalla por la ciudad siria de Al Qusayr comenzando su tercera semana, ACNUR ha observado la llegada al este del Líbano de un pequeño número de refugiados de esta zona.


De las pocas entrevistas que ACNUR ha podido realizar hasta ahora, se desprende que se ha abierto una nueva ruta para los desplazados desde la región de Qusayr hacia la localidad libanesa de Arsal, ubicada a unos 100 km de distancia. Algunas de las personas que se han visto forzadas a huir de Qusayr por los enfrentamientos se están dirigiendo al Líbano como refugiados, mientras que otras están se están desplazando en el interior del país, hacia ciudades sirias como Qara, Nabek y Hasyah.

Los refugiados en el Líbano han contado al ACNUR las condiciones extremadamente difíciles de su viaje, que han realizado a pie. Al parecer, los combatientes estarían atacando a quienes tratan de huir. Ninguna ruta para salir de Qusayr se considera segura, y según diferentes informes coincidentes, habría entre 700 y 1.500 civiles heridos que permanecen atrapados en Qusayr. ACNUR no se encuentra en posición de poder verificar estos detalles o de establecer quién está atacando a quién.

La mayoría de las personas que han huido hasta ahora son mujeres y niños. Las personas que han hablado con ACNUR indican es inseguro huir con hombres, porque corren un riesgo mucho más elevado de ser arrestados o de que les asesinen en los puestos de control establecidos a lo largo camino. Ninguno de los refugiados era capaz o estaba dispuesto a identificar a quienes se encontraban en los puestos de control. Una mujer contó al ACNUR que la población de Qusayr se enfrenta a una dura elección: “marcharte y arriesgarte a que te mate una bomba, o quedarte y enfrentarte a la certeza de que te van a matar”.

Qusayr es descrita como una ciudad fantasma, gravemente dañada y rodeada del ensordecedor ruido de bombas. La población estaría escondida en bunkers o en agujeros excavados a modo de refugios. Una señora le contó al ACNUR: “no pudimos salir del agujero durante una semana. Nos comimos la poca comida que pudimos traer con nosotros. Mis hijos lloraban constantemente”. Uno de los pocos hombres que ha llegado al Líbano declaró que había huido después de que su casa fuera bombardeada y su hijo de 20 años hubiera muerto. No había podido llevar consigo ninguna pertenencia. Todas las personas con las que pudo hablar ACNUR relataban el enorme miedo que sentían al acercarse a cualquier puesto de control.

ACNUR no tiene acceso a Qusayr y los testimonios de los que dispone son limitados y difíciles de verificar. Sin embargo, la Agencia de la ONU para los Refugiados comparte la preocupación de otros socios humanitarios sobre la gravedad de la situación humanitaria y los riesgos para la población civil. Es imperativo que las personas que traten de huir de Qusayr, y de otros lugares peligrosos, puedan tener acceso a áreas seguras.

Mientras tanto, al ACNUR le sigue preocupando los impedimentos que están encontrando quienes buscan tratan de llegar a un lugar seguro en otras partes de la región. En Jordania, 4.323 personas lograron cruzar la frontera desde Siria entre el lunes 27 de mayo y el domingo 2 de junio. No obstante, sigue manteniéndose un acuciado descenso frente a las cifras que se registraban a principios de mayo, cuando 26.000 personas cruzaron la frontera en los primeros 18 días del mes. Los refugiados siguen informando de las dificultades para acceder a las fronteras. El acceso a la seguridad y la protección en los Estados vecinos es de una importancia vital dada la situación de inseguridad que reina en algunas zonas.

El paso de la frontera a Irak también parece ser difícil. Desde el 19 de mayo, el paso fronterizo de Peshkapor en la región de Kurdistán, por donde la mayoría de los sirios han entrado a Irak, ha estado cerrada a los refugiados. Consecuentemente, los refugiados que tratan de escapar de la violencia y el conflicto en Siria para encontrar refugio en la región de Kurdistán ya no pueden hacerlo. No obstante, cerca de 150.000 refugiados han encontrado asilo en la región de Kurdistán. Dado el nivel de inseguridad, se espera que lleguen muchos más refugiados. Además, el cierre continuo de la frontera en Al Qa’im desde octubre de 2012 impide a los sirios buscar refugio en la provincia de Anbar. En parte, esto ha dado lugar al retorno de muchos refugiados registrados a Siria, puesto que ya no pueden traer a sus familiares a Irak, además de no poder acceder al mercado laboral en la ciudad de Al Qa’im.

ACNUR está también preocupado por los testimonios de los refugiados sobre las crecientes dificultades que se encuentran al entrar a Turquía en muchos puntos de la frontera. En el interior de Siria, aquéllos que buscan acercarse a la frontera declaran que hay un control del acceso, lo que ha provocado un descenso de los accesos a la frontera. La Agencia de la ONU para los Refugiados no ha podido verificar esta información de manera directa. ACNUR pide que se permita que todos los sirios deseen huir puedan hacerlo y se les garantice un acceso seguro.

 

> Donaciones para la emergencia en Siria: www.eacnur.org, llamando al 902 218 218 o mandando un SMS* con la palabra ACNUR al 28014


*Donación íntegra de 1,20 euros para ACNUR. Válido para Movistar, Vodafone y Orange.


Comparte esta página con: