Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Nuevos refugiados y nuevas esperanzas en un campo en Sudán del Sur

Nuevos refugiados y nuevas esperanzas en un campo en Sudán del Sur Imprimir

© ACNUR/L.Isla. Marioma y su hija recién nacida son parte de los 1.700 refugiados que viven ahora en el campo de Ajoung Thok en Sudán del Sur. ACNUR espera que a medida que se conozcan más los servicios disponibles en el campo, más familias se trasladen desde otros asentamientos superpoblados.
© ACNUR/L.Isla. Marioma y su hija recién nacida son parte de los 1.700 refugiados que viven ahora en el campo de Ajoung Thok en Sudán del Sur. ACNUR espera que a medida que se conozcan más los servicios disponibles en el campo, más familias se trasladen desde otros asentamientos superpoblados.
AJOUNG THOK, Sudán del Sur, 27 de junio de 2013 (ACNUR/UNHCR) – Marioma Anur todavía no ha decidido un nombre para su hija de una semana, pero ya tiene una aspiración clara para la niña: quiere que tenga una educación.

La semana pasada, Marioma se convirtió en la primera refugiada del campo de Ajoun Thok, en Sudán del Sur, que da a luz. El parto tuvo lugar el 19 de julio en una clínica del campo gestionada por el Comité Internacional de Rescate, un socio de ACNUR, donde el personal había ayudado previamente a tres mujeres de las comunidades locales a dar a luz también a niños sanos.

Marioma y su marido, Kambala, huyeron de su pueblo en el vecino Sudán en abril, para escapar de los enfrentamientos entre el gobierno y las fuerzas rebeldes. Meses de bombardeos y escasez de comida habían llevado a la pareja a temer por sus vidas y por las de sus tres hijos. Podían encontrar seguridad, según habían oído, al otro lado de la frontera.

Dejando a sus hijos al cuidado de su abuela, la pareja partió a pie hasta Sudán del Sur en un viaje que duró dos días. Cuando llegaron al asentamiento de refugiados de Yida, en el estado de Unity, el personal de ACNUR les habló de las raciones de comida y la asistencia disponible en el campo de Ajoung Thok.

El campo se abrió tres meses antes para aliviar la aglomeración del asentamiento de Yida, que fue levantado espontáneamente en 2011 por refugiados que escapaban de la violencia en Sudán. Hogar ya de más de 70.000 personas, Yida también está cerca por la disputada y militarizada frontera y tanto el gobierno de Sudán del Sur como ACNUR lo consideran inadecuado para ser un campo de refugiados.

Se ha animado a los refugiados que viven en Yida a trasladarse a Ajoung Thok, donde hay colegios, clínicas y suficiente terreno para que las familias cultiven sus propios productos. Los refugiados al principio fueron reacios a trasladarse, pero cuando se expandió la noticia de los servicios disponibles en el nuevo campo, un elevado número de personas fueron reubicadas. La población de Ajoung Thok asciende a más de 1.700 habitantes ahora.

“Ajoung Thok es un campo de refugiados bien establecido, que proporciona un ambiente seguro donde ACNUR puede asegurar una mejor protección y donde el estándar de los servicios disponibles, como la educación y la vivienda, es más elevado”, dijo Serge Berthomeu, responsable del campo de Yida. “El aumento del número de refugiados que se traslada al nuevo campo demuestra que la información sobre Ajoung Thok se está expandiendo y esperamos mayores cifras en los meses siguientes”.

Cuando Marioma y su marido llegaron a Ajoung Thok, a ella le diagnosticaron malnutrición severa. La pareja recibió raciones de comida de emergencia y a Marioma se le dio una alimentación suplementaria gracias a un programa de nutrición dirigido por un socio de ACNUR. A la pareja se le asignó un terreno, materiales para el refugio y otro material de socorro.

“Estoy agradecida por el apoyo que he recibido en este campo. No pude traer nada de nuestro hogar, y todo lo que tenemos nos lo han dado las agencias humanitarias”, contó Marioma al personal de ACNUR.
Su marido piensa cultivar vegetales con semillas que recibió de otro socio de ACNUR y, con la familia ahora establecida y a salvo en Sudán del Sur, pronto volverán a su pueblo para recoger a sus otros hijos.

Como los más de 300 niños que asisten regularmente a la escuela primaria en Ajoung Thok, Marioma quiere que su hija reciba también educación.

La familia recibió recientemente la visita de Magdalia, la primera mujer refugiada que llegó a Ajoung Thok. Ella es ahora miembro del comité de refugiados y les anima activamente a establecer mecanismos de apoyo comunitario en este nuevo campo.

Inspirada por el papel de Magdalia, Marioma desea un futuro brillante para su hija. “Quizá, dentro de algunos años, ella será también una líder”.

Por Lorena Isla en Ajoung Thok, Sudán del Sur


Comparte esta página con: