Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa 14.000 refugiados congoleños se trasladan a un centro de tránsito de Uganda

14.000 refugiados congoleños se trasladan a un centro de tránsito de Uganda Imprimir

© ACNUR/L.Beck. Refugiados congoleños esperan fuera de una de las tiendas comunitarias donde se alojan los recién llegados.
© ACNUR/L.Beck. Refugiados congoleños esperan fuera de una de las tiendas comunitarias donde se alojan los recién llegados.
BUNDIBUGYO, Uganda, 18 de julio de 2013 (ACNUR/UNHCR) – Más de 14.000 refugiados congoleños se han trasladado voluntariamente a un centro de tránsito situado en el distrito de Bundibugyo, al oeste de Uganda. Sin embargo, siguen aumentando las tensiones entre la población local y las miles de personas que permanecen en una escuela cercana a la frontera con la República Democrática del Congo (RDC).

 

El pasado domingo fue abierto este centro de tránsito por parte del gobierno y sus colaboradores, entre los que se encuentra ACNUR, con el fin de hacer frente al flujo de casi 70.000 congoleños que han llegado como refugiados tras haber huido cruzando la frontera en Kivu Norte, provincia controlada por las Fuerzas Democráticas Aliadas, un grupo rebelde ugandés, y por las fuerzas armadas de RDC. El centro está a 30 kilómetros de la frontera.

 

El personal de ACNUR en Bundibugyo afirmó que 14.372 personas se habían registrado en el centro a fecha de la tarde del jueves. Entre ellos figuraban 60 menores no acompañados, la mayoría varones. Todos ellos habían llegado al centro de forma voluntaria.

La Cruz Roja ugandesa, socio clave de ACNUR en la zona, está a cargo de la gestión del centro, que cuenta con una capacidad para 20.000 personas. A los recién llegados se los instala en tiendas comunes en lugar de en tiendas familiares, destinadas para los que llegaron con anterioridad. Hay cantidad de alimentos suficientes para varias semanas. Ante el aumento de la demanda de agua, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha aprobado un sistema de flujo por gravedad que sustituya al abastecimiento de agua mediante camiones.

Un grupo más numeroso de entre 20.000 y 30.000 personas sigue alojado en la escuela primaria de Bugoto, cerca de la frontera. Muchas de estas personas desean quedarse cerca de la frontera porque desde ahí les es más fácil vigilar sus casas y sus cosechas durante el día, pero su presencia ha empezado a causar tensiones con la población local. Se cree que otros miles de personas están siendo acogidas por familias locales, mientras que otras están durmiendo a la intemperie o en refugios improvisados.

ACNUR ha estado visitando la escuela de Bugoto diariamente para evaluar las necesidades de estos refugiados, gestionar el transporte para aquellos que quieran ir a Bundibugyo, e intentar calmar la tensión en la zona.

El gobierno, ACNUR y otros colaboradores han animado a los refugiados a trasladarse desde la frontera hasta Bundibugyo, donde pueden registrarse con más detalle y recibir una atención adecuada. En este proceso de registro se puede identificar a los refugiados más vulnerables, a quienes se les da protección y ayuda.

En las montañas, en cambio, no tienen acceso al agua potable ni a un refugio digno. Igualmente carecen de seguridad y de suficientes alimentos. Además, en esta zona por la noche hace frío.

Mientras tanto, en la provincia fronteriza de Kivu Norte, las Fuerzas Democráticas Aliadas continúan causando problemas en la zona de alrededor del pueblo de Tamango, ocupada brevemente por los rebeldes la semana pasada. La situación sigue siendo insostenible.


Comparte esta página con: