Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa El acuerdo de asilo entre Australia y Papúa Nueva Guinea presenta nuevos retos de protección

El acuerdo de asilo entre Australia y Papúa Nueva Guinea presenta nuevos retos de protección Imprimir

© REUTERS/Australian Maritime and Safety Authority. Muchos de los que buscan asilo en Australia hacen peligrosos viajes en barco para llegar a sus costas. Algunas de estas personas están esperando la resolución de su solicitud en la isla de Manus, en Papúa Nueva Guinea.
© REUTERS/Australian Maritime and Safety Authority. Muchos de los que buscan asilo en Australia hacen peligrosos viajes en barco para llegar a sus costas. Algunas de estas personas están esperando la resolución de su solicitud en la isla de Manus, en Papúa Nueva Guinea.
GINEBRA, Suiza, 26 de julio de 2013 (ACNUR/UNHCR) - ACNUR ha revisado las medidas anunciadas por el gobierno australiano el pasado 19 de julio en relación a los solicitantes de asilo que han llegado a Australia en embarcaciones.


ACNUR reconoce que estas medidas se adoptan en un contexto en el que ha aumentado la entrada de población que emprende largos y peligrosos viajes por mar, entre los que se encuentra un número inquietante de familias, menores no acompañados y otros colectivos vulnerables.

ACNUR también comparte, por un lado, la preocupación del gobierno australiano en relación a los riesgos que estos trayectos conllevan para la vida de estas personas, y por otro, el compromiso de Australia para abordar los complejos desafíos que suponen estas llegadas marítimas para el país y otros estados de la región. Gracias a los equipos australianos de búsqueda y rescate y a Indonesia se están evitando más pérdidas humanas. Además Australia se merece que se reconozca su generosidad como país de reasentamiento. 

En lo que a las nuevas medidas se refiere, ACNUR ve con preocupación la ausencia de unas normas y garantías de protección adecuadas para los solicitantes de asilo y refugiados en Papúa Nueva Guinea. El Acuerdo de Reasentamiento Regional Australiano (RRA, por sus siglas en ingles) y el gobierno de Papúa han planteado serias dudas, hasta ahora sin respuesta.

La valoración de ACNUR, sobre la base de la última visita a Papúa Nueva Guinea, pone de manifiesto que existen importantes carencias dentro del marco legal de recepción y tramitación de los solicitantes de asilo procedentes de Australia. Entre éstas se encuentran la falta de capacidad nacional y experiencia en tramitación, así como las pobres condiciones físicas y mecanismos de detención arbitrarios. Esto puede ser perjudicial para el bienestar físico y psicosocial de las personas allí transferidas, especialmente para las familias y los niños.

ACNUR entiende que se están abordando varias de estas cuestiones pero le preocupa que se siga transfiriendo a solicitantes de asilo de Australia a Papúa conforme al Acuerdo de Reasentamiento Regional, ante la ausencia de garantías de protección adecuadas y unas instalaciones en la Isla de Manus que seguirán siendo provisionales en un futuro próximo.

El acuerdo también prevé el asentamiento permanente en Papúa Nueva Guinea de refugiados reconocidos sin ninguna expectativa de reasentamiento en Australia. Por la experiencia de ACNUR ayudando a melanesios y no melanesios refugiados durante casi 30 años, es evidente que una integración sostenible de refugiados no melanesios en la vida socioeconómica y cultural de Papúa Nueva Guinea planteará grandes retos y cuestiones de protección.

ACNUR considera que, en el contexto de los acuerdos de transferencia, Australia mantiene una responsabilidad compartida junto al gobierno de Papúa, de garantizar unos estándares legales apropiados. Éstos deberán incluir el acceso a soluciones duraderas sostenibles dentro de la propia Australia. Por principio, ACNUR aboga siempre porque los países otorguen protección dentro de sus propios territorios,  independientemente de cómo hayan llegado.

Durante la semana pasada ACNUR se entrevistó con representantes del gobierno australiano en Ginebra y Canberra y continuará las conversaciones tanto con Australia como con Papúa Nueva Guinea, sobre los desafíos políticos, legales y operativos para asegurar una adecuada protección de todos los solicitantes de asilo y refugiados afectados por el Acuerdo de Reasentamiento Regional.

Ante todo, ACNUR considera que debe existir una mayor cooperación para hacer frente a los complejos retos de los movimientos de población irregular. El centro de la cuestión debe seguir siendo el buscar formas de complementar, en lugar de socavar, las políticas nacionales de asilo fundamentadas en los principios de la Convención de 1951. Esto es importante para los países involucrados, para el sistema de asilo global y para todos aquellos que necesitan protección internacional.

 


Comparte esta página con: