Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Aumenta la violencia sexual en Kivu Norte, en la República Democrática del Congo

Aumenta la violencia sexual en Kivu Norte, en la República Democrática del Congo Imprimir

© ACNUR/F.Noy. Estas mujeres congoleñas desplazadas comen juntas en la tienda que comparten en el este de la República Democrática del Congo. ACNUR está preocupado por la creciente violencia contra mujeres.
© ACNUR/F.Noy. Estas mujeres congoleñas desplazadas comen juntas en la tienda que comparten en el este de la República Democrática del Congo. ACNUR está preocupado por la creciente violencia contra mujeres.
GINEBRA, Suiza, 30 de julio de 2013 (ACNUR/UNHCR) – El conflicto recurrente en la provincia de Kivu Norte, en la República Democrática del Congo (RDC) está desplazando a más civiles y exponiendo a un número cada vez mayor de mujeres, niñas y hombres a la violencia sexual.

Las estadísticas recopiladas por ACNUR en Kivu Norte apuntan un alarmante aumento este año de actos de violencia contra mujeres y niñas en la provincia, concretamente violaciones sexuales. Los equipos de protección de ACNUR que vigilan estas situaciones han registrado 705 casos de violencia sexual en la región desde enero, incluyendo 619 casos de violación. Durante el mismo periodo en 2012, el personal de ACNUR registró 108 casos. Entre los supervivientes de esta violencia sexual y de género se encontraban 288 menores y 43 hombres.

A ACNUR le preocupa que aumente el ya de por sí alto riesgo que corren las mujeres en la región, incluyendo las que viven en los campos, debido a los combates que libra cerca de Goma, capital de Kivu Norte, el ejército congoleño con el ADF, un grupo rebelde ugandés, así como los que le vienen enfrentando en estas últimas dos semanas a los rebeldes del M23.

Muchos de los casos de violencia sexual los cometen hombres armados. De los 705 casos denunciados al personal de ACNUR desde comienzos de año, 434 fueron perpetrados por hombres armados.

Las cifras oficiales de Naciones Unidas ofrecen más evidencias de esta creciente amenaza a la que se enfrentan mujeres y niñas. Muestran que los casos registrados de violencia sexual en Kivu Norte han pasado de 4.689 en 2011 a 7.075 en 2012. Aunque hay muchos más que no se denuncian.

ACNUR ha estado trabajando conjuntamente con otras organizaciones humanitarias y con las autoridades para reforzar la vigilancia y la respuesta a los casos de violencia sexual. ACNUR, por ejemplo, ha ayudado a facilitar cursos a 96 funcionarios de policía destinados en los campos y asentamientos de Goma sobre cómo prevenir la violencia sexual y cómo gestionar casos de violación.

Mientras tanto, los combates en los alrededores de Goma han obligado a entre 6.000 y 7.000 personas a huir de sus hogares desde el 14 de julio. La mayoría son mujeres y niños, así como chicos jóvenes que huyen del reclutamiento forzoso.

Los nuevos desplazados se están alojando en escuelas e iglesias en el norte de Goma, a unos 10 kilómetros del frente de batalla. Junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y otros socios, ACNUR está trasladando a los desplazados hacia los campos existentes, principalmente a Mugunga III, donde reciben alojamiento y ayuda humanitaria básica.

En la zona de Kamango, los enfrentamientos del mes de julio han desplazado a unos 14.000 civiles que han buscado refugio en los bosques y en las aldeas alrededor de Kamango, lo que ha elevado a 40.000 el número de desplazados en la zona.

ACNUR también está alarmado por los informes sobre violaciones de derechos humanos en la zona de Kamango, incluyendo el asesinato de al menos 15 civiles, secuestros, trabajos forzados, malos tratos y el cobro ilegal de impuestos.

Según una evaluación reciente llevada a cabo por los socios de ACNUR en el terreno, los desplazados están sufriendo escasez de alimentos porque no pueden ir a los campos a recoger sus cosechas ni madera.

Además, el acceso al agua y a los servicios sanitarios también es muy complicado tras el saqueo del 80% de los centros de salud de la zona fueran. El personal médico en la región ha dado parte de muchos casos de diarrea e infecciones respiratorias debidos a la escasez de agua potable y ausencia de letrinas.

El acceso de los humanitarios a la zona es muy limitado y plantea todo un reto teniendo en cuenta que la situación de seguridad en la zona sigue siendo muy tensa.

Un total de 967.000 personas se encuentran desplazadas en Kivu Norte como consecuencia de años de conflicto.


Comparte esta página con: