Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Echando una mano desde el otro lado del charco: la comunidad siria de Brasil acoge a los refugiados

Echando una mano desde el otro lado del charco: la comunidad siria de Brasil acoge a los refugiados Imprimir

© ACNUR/ K.Fusaro. Refugiados y solicitantes de asilo sirios conversan en una calle de São Paulo. Brasil ha reconocido como refugiados a unos 200 sirios desde que estallara la crisis en marzo de 2011.
© ACNUR/ K.Fusaro. Refugiados y solicitantes de asilo sirios conversan en una calle de São Paulo. Brasil ha reconocido como refugiados a unos 200 sirios desde que estallara la crisis en marzo de 2011.
SÃO PAULO, Brasil, 6 de agosto de 2013 (ACNUR/UNHCR) – Cuando el empresario Nidal Hassan voló a São Paulo hace un año, no se trataba de su primera visita a Brasil, sino que esta vez estaba buscando protección y un nuevo comienzo, en lugar de oportunidades de negocio.

“No teníamos otra opción porque nuestra situación en Siria se volvió insostenible”, afirma este sirio de 53 años procedente de Homs, ciudad que ha sido devastada por los intensos combates mantenidos entre el Gobierno y las fuerzas rebeldes desde que la crisis siria estallara en marzo de 2011.

Nidal Hassan cuenta que, antes de abandonar Homs, la gente había empezado a buscar comida bajo los escombros de los edificios arrasados, y “nos quedamos sin gasolina y sin agua potable”. Nidal había decidido marcharse porque, si se quedaban, sus vidas corrían peligro, pero su hija mayor se quedó allí con su marido y sus hijos.

Sin embargo, en lugar de buscar protección en el Líbano, Turquía, Irak, Jordania o Egipto, países que en total han acogido a 1,89 millones de sirios, Nidal decidió cruzar el Atlántico rumbo a Brasil, que cuenta con una gran comunidad de sirios. No fue el único: Brasil ha concedido asilo a algo más de 200 refugiados sirios en los últimos dos años y medio, y otras 50 solicitudes están esperando ser procesadas. En abril, el número reconocido de solicitantes de asilo fue un 50 % superior al del mes anterior.

El Gobierno brasileño ha aprobado el 100 % de las solicitudes de asilo hasta la fecha presentadas por los ciudadanos sirios, aunque quizás mucha más gente haya volado hasta Brasil sin solicitar asilo.

“Suponemos que, debido al conflicto, el número de sirios residentes en Brasil es mucho mayor que la cifra reflejada en las estadísticas oficiales”, apunta Andrés Ramírez, Representante de ACNUR en Brasil. Según Ramírez, esta circunstancia se debe a que muchos de los recién llegados se estaban quedando en casa de familiares o amigos comprendidos entre los tres millones de personas que se estima conforman la fuerte comunidad siria de Brasil, que representa un papel de apoyo fundamental.

Los solicitantes de asilo sirios habían empezado a llegar a Brasil desde el inicio mismo del conflicto, y según las autoridades eso se debe a los fuertes lazos históricos existentes entre los dos países y a la gran comunidad siria que hay en el país.

La mayoría de solicitantes de asilo han presentado sus solicitudes en São Paulo, ciudad que alberga la mayor comunidad siria, pero también se han dirigido a las autoridades de otras ciudades y estados en donde los sirios están establecidos, entre los que se incluyen el Distrito Federal, Santa Catarina del Sur y Río Grande del Sur.

El Gobierno y varias organizaciones humanitarias, como el socio ejecutor de ACNUR Cáritas São Paulo, así como la Iglesia ortodoxa siria, proporcionan apoyo a los refugiados necesitados y a los solicitantes de asilo. Dicho apoyo incluye asistencia psicosocial, ayudas económicas de emergencia y clases de portugués para facilitar su integración.

El Gobierno les proporciona la documentación necesaria para acceder a servicios públicos tales como la educación y la sanidad, así como para encontrar empleo, alquilar un lugar donde alojarse y abrir una cuenta bancaria. Los casos más vulnerables reciben apoyo adicional.

Con las clases de portugués intento minimizar mi dependencia de otras personas y aumentar las oportunidades de encontrar trabajo”, explica Ali Humsi, quien desde Siria llegó a Brasil con su familia hace más de un año.

Su experiencia pone de manifiesto los retos de integración que las diferencias culturales suponen para los refugiados sirios en Brasil, incluidos aquellos que cuentan con una buena formación. Kamal Abogavar era un experto en informática en Siria, pero ahora trabaja como dependiente en una tienda de ropa de São Paulo regentada por un colega sirio.

Dentro de la comunidad siria, el empresario Amer Masarani coordina un grupo de apoyo de São Paulo que comenzó con una página de Facebook. Masarani ha estado viviendo en Brasil durante los últimos 15 años, y a través de su red local recauda dinero para pagar el alquiler a personas que llegan de Siria. También ha ayudado a algunos refugiados a conseguir trabajo en empresas sirias de São Paulo.

En otro barrio, el padre Gabriel Dahho moviliza a los miembros de la Iglesia ortodoxa siria con el fin de recoger ropa y recaudar dinero para los refugiados. Asimismo, ofrece clases de portugués y trabajo. El padre Gabriel tiene familiares refugiados en Alemania y trabaja en estrecha coordinación con Cáritas para ayudar a los refugiados, con la financiación de ACNUR y el Gobierno brasileño.

“ACNUR considera que la inmensa mayoría de ciudadanos sirios que abandonan su país bajo las circunstancias actuales, necesitan protección internacional” recalcó Ramírez. “Nos alegramos de ver que Brasil mantiene abiertas sus fronteras y procesa convenientemente las solicitudes de asilo”.

Según las cifras oficiales, Brasil acoge alrededor de 4.300 refugiados reconocidos de más de 70 nacionalidades diferentes. Los principales grupos proceden de Angola, Colombia y la República Democrática del Congo. El país ha adoptado recientemente la cláusula de cese del estatuto de refugiado para los angoleños y los liberianos, y tan pronto como éstos reciban un visado permanente, los sirios pasarán a representar el tercer grupo más grande de refugiados reconocidos que residen en Brasil.

Por Karin Fusaro y Luiz Fernando Godinho en São Paulo, Brasil.

> DONACIONES para la emergencia en Siria: web eacnur.org o 902 218 218 o mandando un SMS* con la palabra ACNUR al 28014.


*Donación íntegra de 1,20 euros para ACNUR. Válido para Movistar, Vodafone y Orange.


Comparte esta página con: