Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR condena el asesinato de civiles en el este de la República Democrática del Congo

ACNUR condena el asesinato de civiles en el este de la República Democrática del Congo Imprimir

GINEBRA, Suiza, 27 de agosto de 2013 (ACNUR/UNHCR) - ACNUR se une a otras agencias de Naciones Unidas para condenar el asesinato de civiles durante los enfrentamientos que tuvieron lugar el pasado fin de semana entre el ejército congoleño (FARDC, por sus siglas en francés) y el grupo rebelde M23 en las cercanías de Goma, la capital de la provincia de Kivu Norte, en el este de la República Democrática del Congo.

Al menos tres personas perdieron la vida y cinco resultaron heridas en la mañana del sábado 24 de agosto al explotar una bomba en Ndosho, un barrio de la periferia de Goma. La ciudad está repleta de civiles, ya que más de 150.000 personas se han desplazado hasta Goma desde 2012.

Otra de las explosiones tuvo lugar cerca del campo de refugiados de Mugunga 3, que acoge a más de 14.000 desplazados internos. El 22 de agosto numerosos proyectiles cayeron en zonas residenciales de Goma, matando al menos a cuatro personas y dejando heridas a otras 15, todas ellas civiles.

ACNUR recuerda a todas las partes en conflicto quelos ataques indiscriminados o deliberados contra la población civil constituyen crímenes de guerra. Los civiles no deben convertirse en objetivo de ataques.

Además, en otros puntos del este de la República Democrática del Congo, ACNUR está siendo testigo del resurgimiento del conflicto de larga duración en la llanura de Ruzizi, en la frontera entre Kivu Sur y Burundi.

El conflicto se reavivó en abril de 2012 y ha llevado a que alrededor de 1.500 personas solicitaran asilo en Burundi durante los últimos doce días. Los solicitantes de asilo, que escapan de las áreas de Sange, Mutalule, Rwanena, en la llanura de Ruzizi, han contado al ACNUR que personas armadas no identificadas asesinaron a ocho personas e hirieron de gravedad a muchas más.

Los solicitantes de asilo están siendo alojados temporalmente en el centro de tránsito de Cishemere, en la provincia de Cibitoke, al oeste de Burundi. Muchos de los que son acogidos por familias locales burundesas en la aldea de Buganda han sido trasladados al centro de tránsito, donde pueden recibir una mejor asistencia. Hasta hora, ACNUR ha trasladado a 174 personas al campo de refugiados de Kavumu, en el este de la provincia burundesa de Cankuzo, y otras 341 están de camino.

Todavía se están registrando nuevas llegadas a Burundi, aproximadamente unas 60 personas al día, en comparación con las 150 a 200 que entraban la semana pasada. Alrededor del 60 por ciento son mujeres y niños.

Por su parte, Uganda sigue acogiendo a unos 50.000 refugiados que huyeron de los enfrentamientos en Kivu Norte a mediados de julio. Los refugiados siguen llegando por sus propios medios desde la frontera hasta el centro de tránsito de Bubukwanga, al oeste de Uganda. A pesar de que ACNUR ha trasladado a más de 3.000 personas hasta unas instalaciones mejores en el asentamiento de refugiados de Kyangwali, en el centro-oeste del país, 21.344 refugiados permanecen en el centro de tránsito. Otros 20.000 refugiados que se  hospedan con familiares o con familias locales de acogida dentro de las fronteras de Uganda también necesitan asistencia humanitaria.


Comparte esta página con: