Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR inaugura en Burundi un nuevo campo para refugiados congoleños

ACNUR inaugura en Burundi un nuevo campo para refugiados congoleños Imprimir

BUJUMBURA, Burundi, 15 de mayo de 2013 (ACNUR/UNHCR) - Los refugiados congoleños que huyen del este de la República Democrática del Congo serán acogidos en un nuevo campo de refugiados en Kavumu, en la provincia de Cankuzo, que fue inaugurado este miércoles 15 de mayo por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Con una capacidad para 13.000 refugiados, está previsto que reciba a 5.000 personas de aquí a finales de año.

Desde hace algunos meses muchos congoleños, amenazados por grupos armados o por enfrentamientos entre etnias, atraviesan la frontera de Burundi con la esperanza de encontrar aquí un refugio y seguridad. Durante el último trimestre de 2012, ACNUR registró a cerca de 2.200 solicitantes de asilo congoleños. De enero a marzo de 2013 eran más de 1.500. Con más de 26.000 refugiados, los tres campos de ACNUR –Bwagiriza, Musasa, y Gasorwe- estaban saturados.

Durante casi cuatro meses, ACNUR y sus socios han urbanizado las 81 hectáreas del terreno ofrecido por el gobierno burundés con el fin de responder a las necesidades básicas de los refugiados. Además de cobijo, el campo cuenta con una escuela, un centro de salud así como con un sistema de abastecimiento de agua por gravedad de 13 kilómetros. El coste de la construcción y del funcionamiento del campo durante un año se estima que alcance los 2.550.000 dólares. «Construir un campo es construir una ciudad entera», señalaba Catherine Huck, representante de ACNUR en Burundi.

Antes de llegar al nuevo campamento, los refugiados permanecen de uno a tres días en uno de los dos centros de tránsito abiertos a principios de abril en Cishemere (en la provincia de Cibitoke) y en Kajaga (en el municipio de Bujumbura). Después son trasladados hacia el campo de Kavumu, donde quedan al cuidado de ACNUR y sus diferentes contrapartes. Después de haber recibido ayuda alimentaria y no alimentaria, así como asistencia médica, los refugiados comienzan a levantar sus refugios con ayuda de los socios técnicos.

En Burundi, ACNUR garantiza la protección y la asistencia a 41.813 refugiados, 6.130 solicitantes de asilo, 35.712 repatriados, 78.796 personas desplazadas internas y 1.302 en riesgo de apatridia (a fecha de 31 de marzo de 2013). Alrededor del 60% de los refugiados viven en los campos, mientras que los 16.000 restantes son refugiados urbanos que residen principalmente en Bujumbura.


Comparte esta página con: