Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Unas clases de recuperación ayudan a los niños sirios refugiados a proseguir sus estudios

Unas clases de recuperación ayudan a los niños sirios refugiados a proseguir sus estudios Imprimir

© ACNUR/ M.Hofer. Tarek durante un descanso junto a su madre, su abuela y una hermana en Arsal (Líbano). Él ha podido reanudar sus estudios tras huir de Qusayr (Siria).
© ACNUR/ M.Hofer. Tarek durante un descanso junto a su madre, su abuela y una hermana en Arsal (Líbano). Él ha podido reanudar sus estudios tras huir de Qusayr (Siria).
ARSAL, Líbano, 13 de enero de 2014 (ACNUR/UNHCR) –El año pasado Qusayr era una ciudad sitiada y las familias tenían que dormir en bunkers improvisados para protegerse de los bombardeos nocturnos. Todas las mañanas Rabia enviaba a la escuela a sus dos hijos mayores, de 15 y 12 años respectivamente.

Esta madre de 37 años no interrumpía esta rutina ni siquiera bajo la amenaza de bombardeos aéreos. Los niños iban a la escuela corriendo, a menudo descalzos, y el maestro los enviaba a casa cuando los bombardeos eran demasiado intensos, pero Rabia no dejaba de enviarlos nunca.

El pasado mes de noviembre, los miembros de la familia llegaron exhaustos al Líbano en calidad de refugiados, después de que una nueva ofensiva en la región siria de Qalamoun les obligara a cruzar las montañas hasta la ciudad de Arsal. A la mañana siguiente los dos niños localizaron el único autobús escolar que existe en esta ciudad situada en la ladera de la montaña; corrieron tras el autobús ladera abajo y, a pesar del cansancio, pidieron que les dejaran subir.

Muchos niños sirios faltan a la escuela debido a la guerra civil que ya dura casi tres años. Sin embargo, algunos faltan más que otros. Para las familias de refugiados como la de Rabia, la educación ha sido un objetivo prioritario. Más importante, según ella, que tener un lugar donde dormir protegido del frío o que la propia seguridad de sus hijos.

“Hemos vivido aterrorizados durante tres años. Hemos pasado frío durante tres años. Pero lo que no puedo tolerar es que mis hijos carezcan de educación”, decía Rabia recientemente, y añadía: “Hemos perdido todo con esta guerra pero me pregunto si también nuestros hijos deben perder su derecho a la educación”.

La familia vive ahora en una única habitación en una mezquita desde la que se divisan las montañas nevadas a lo largo de la frontera siria. Hace frío, pero a Rabia el frío no le importa.

“¿Cuáles son las consecuencias de la guerra? Destrucción e ignorancia. No quiero que mis hijos formen parte de ello. No quiero darme por vencida a causa de la guerra”, dice Rabia. “Estoy haciendo todo lo posible para que no sean analfabetos y puedan seguir aprendiendo”.

Esa actitud decidida ha dado recientemente sus frutos. El hijo mayor de Rabia, Tarek, de 15 años, y su hermano, lograron asistir a la escuela por primera vez desde que la familia huyó de Qusayr, en el marco de un nuevo programa puesto en marcha en el Líbano con el objeto de promover la matriculación de los niños sirios en la escuela.

Los dos niños se están beneficiando de un segundo turno escolar establecido por ACNUR después del horario escolar habitual. En la ciudad de Arsal, en la que actualmente el 50% de la población está constituida por refugiados sirios, esta es una solución para responder a las necesidades escolares de los niños refugiados. Incluso con estos nuevos cambios, más del 50% de los niños sirios refugiados en el Líbano están aún sin escolarizar.

Los esfuerzos de Rabia para que sus hijos reciban educación, a pesar de las dificultades, pone de relieve los problemas a los que se enfrentan las familias sirias a consecuencia del conflicto, que comenzó en el mes de marzo de 2011, e ilustra cómo, pese a todos los obstáculos, muchos de estos refugiados se preocupan por el futuro de sus hijos.

“Nunca pude aprender a leer”, explica la abuela de Tarek, Hasnaa, que tiene cerca de 70 años y creció en una granja en el norte de Siria. Mientras que sus padres enviaban a sus cuatro hermanos varones a la escuela, ella y sus tres hermanas se quedaban en casa. Aunque ella era analfabeta decidió que sus hijas no tuvieran el mismo destino. “No era justo, pero aquellos eran otros tiempos”, comenta.

Hasnaa ocultó su analfabetismo a sus nueve hijos, simulando que entendía sus tareas escolares. Todos sus hijos, ocho niñas y un niño, asistieron a la escuela secundaria, a pesar de haber perdido a su esposo cuando aún era joven y haber tenido que criarlos ella sola. Cinco de ellos tuvieron acceso a la enseñanza superior.

Su hija Rabia se graduó en Agricultura con notas altas. “Ahora pueden ser independientes”, dice Hasnaa refiriéndose a sus hijas, que aún permanecen casi todas en Siria. “Pueden mantener a sus propias familias y también enviar a sus hijos a la escuela”.

Al igual que la madre y la hija, Tarek, el hijo de Rabia, admite que había tenido miedo el pasado año cuando iba corriendo a la escuela en Qusayr. Un día, que había tenido exámenes, llegó a casa en el mismo momento en el que comenzaban a caer bombas en la calle que él tenía que atravesar al volver de la escuela. Su madre dice que el padre de Tarek tenía más miedo por el muchacho que por sí mismo.

Tarek explica que cuando sea mayor quiere ser ingeniero informático. Tarek es un muchacho tranquilo pese a todas las penalidades que ha sufrido. No obstante, al igual que su madre y su abuela, sabe lo que quiere.

Por Andrew Purvis en Arsal, Líbano.

DONACIONES para la emergencia en Siria: web eacnur.org o 902 218 218 o mandando un SMS* con la palabra ACNUR al 28014.

*Donación íntegra de 1,20 euros para ACNUR. Válido para Movistar, Vodafone y Orange.


Comparte esta página con: