Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Cada vez más desplazados de Kobani buscan refugio en el norte de Irak y el este de Siria

Cada vez más desplazados de Kobani buscan refugio en el norte de Irak y el este de Siria Imprimir

© ACNUR/D.Nahr. Refugiadas de Kobani en el campo de refugiados de Gawilan, en el kurdistán iraquí, tras haber viajado desde Siria a través de Turquía.
© ACNUR/D.Nahr. Refugiadas de Kobani en el campo de refugiados de Gawilan, en el kurdistán iraquí, tras haber viajado desde Siria a través de Turquía.
GINEBRA, Suiza, 10 de octubre de 2014 (ACNUR/UNHCR) – En un momento en el que más de 172.000 sirios kurdos han llegado a Turquía huyendo de los combates en torno a la ciudad siria de Kobani, ACNUR está observando que cada vez son más los que optan por continuar viaje hacia la región del Kurdistán iraquí o bien cruzando la frontera de Siria y volviendo a entrar en el país  varios cientos de kilómetros más al este.

En la región del Kurdistán iraquí, más de 1.600 personas han buscado refugio durante los últimos quince días en el remoto campo de refugiados de Gawilan, a unos 145 kilómetros de Dohuk. Entre 150 y 200 sirios han estado llegando a diario esta semana y se espera que este flujo continúe en los próximos días.

La mayoría de estos refugiados cuentan que han pasado entre 10 y 14 días en Turquía, en la zona de Şanilurfa antes de decidirse a partir hacia el este. Las condiciones de vida en la zona eran difíciles y los refugiados se han visto obligados a vivir en mezquitas abarrotadas o, en algunos casos, en las calles, sin comida ni dinero. A muchos de los refugiados se les pidió que abandonaran sus coches o su ganado al entrar en Turquía por la frontera, por lo que decidieron irse hacia el norte de Irak, dado que allí algunos tienen parientes o amigos.

Los refugiados en el campo de Gawilan hablaron con el personal de ACNUR sobre los peligros que enfrentaron durante la primera parte de su viaje desde Siria hasta Turquía. Muchas personas fueron muriendo o sufrieron mutilaciones a causa de las minas terrestres. Para lograr llegar a la región del Kurdistán iraquí, muchos han tenido que atravesar ríos o pagar 250 dólares a traficantes para lograr cruzar el punto fronterizo no oficial de Silopi, cerca de Zakho.

Los refugiados también han dado cuenta de ejecuciones y otras atrocidades cometidas por parte de los combatientes del ISIS. Un hombre declaró haber huido de su localidad porque las personas que eran capturadas estaban siendo decapitadas. Otro hombre contó que estuvo preso tras haber sido sentenciado a muerte por un tribunal improvisado montado en una escuela de la ciudad de Manbij, a unos 66 kilómetros al sureste de Kobani. Este hombre explicó al ACNUR que había unos 400 prisioneros retenidos en esta antigua escuela, unas 100 personas por aula y que eran golpeados con cinturones de piel cinco veces al día. El fue testigo de cómo siete hombres que habían sido sentenciados fueron decapitados frente a él en el mismo día. Su propia ejecución estaba prevista para el día 28 de septiembre pero, junto a otros hombres, logró escapar antes de ese día, cuando la escuela donde estaban detenidos fue bombardeada. Mientras huían, vieron horrorizados que había cabezas humanas colgadas de la valla del parque principal de la ciudad, para que las vieran todos los habitantes de la ciudad. Este hombre aún teme por la seguridad de su mujer e hijos, cuyo paradero aún desconoce.

Los sirios que están llegando al norte de Irak están siendo trasladados por las fuerzas de seguridad kurdas al campo de Gawilan, que se levantó hace un año para acoger a los refugiados sirios que llegaron en otros desplazamientos anteriores, procedentes sobre todo de Alepo y Qamishli. El campo está gestionado por el gobierno regional del Kurdistán y acogía a unas 2.500 personas antes de este último flujo. Los recién llegados reciben cobijo, alimentos y materiales de ayuda humanitaria. Una vez registrados, muchos dejan el campo para ir a vivir con parientes en Erbil o para buscar trabajo. Aquellos que no tienen vínculos familiares en la región se quedan en el campo. La gran mayoría de los recién llegados son mujeres y niños, ya que muchos hombres se han quedado en Siria para proteger sus propiedades y defender sus tierras. ACNUR está reforzando los programas de asistencia a las mujeres y ofreciendo más apoyo psicosocial, que actualmente se está dando una vez a la semana.

Otras personas que han huido de la zona de Kobani han cruzado la frontera y han vuelto a entrar por el noreste de Siria, cerca de la ciudad de Al Qamishli. Unas 1.750 personas están ahora alojadas con parientes y amigos en varias ciudades de la provincia de Al Hassekah. ACNUR está trabajando con equipos de voluntarios para identificar a los desplazados recién llegados y ofrecerles ayuda humanitaria. Entre 40 y 50 personas han buscado refugio en el campo de Newroz, que se levantó inicialmente para ayudar a los sirios afectados por anteriores oleadas de desplazamiento y que ahora acoge  también a 3.800 iraquíes yazidíes que huyeron de la zona de Sinjar en agosto de este año.

En Turquía, las autoridades dicen que más de 172.500 sirios han huido de Kobani y sus alrededores y han llegado al país durante las últimas semanas. Aunque la mayoría de estas personas salieron durante los primeros días del éxodo, sigue llegando un flujo constante de personas cada día: unos 570 sirios cruzaron en los últimos días el paso fronterizo de Yumurtalik.

Muchos de los refugiados se están alojando con comunidades de acogida. El gobierno y las agencias humanitarias están trabajando con los mukhtars (líderes de las aldeas) para distribuir ayuda a los refugiados y a las comunidades de acogida. Otros refugiados se están alojando en varios centros colectivos gestionados por las autoridades turcas, como escuelas, mercados, centros deportivos, salones de boda, mezquitas y otros centros de tránsito.

DONACIONES para la emergencia en Siria: web eacnur.org o 902 218 218 o mandando un SMS* con la palabra ACNUR al 28014.

*Donación íntegra de 1,20 euros para ACNUR. Válido para Movistar, Vodafone y Orange.


Comparte esta página con: