Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR lanza una campaña global para erradicar la apatridia en 10 años

ACNUR lanza una campaña global para erradicar la apatridia en 10 años Imprimir

© ACNUR . Una imagen de la campaña “I Belong” (“Yo Pertenezco”) desarrollada por United Colors of Benetton.
© ACNUR . Una imagen de la campaña “I Belong” (“Yo Pertenezco”) desarrollada por United Colors of Benetton.
GINEBRA, Suiza, 4 de noviembre de 2014 (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), con el apoyo de numerosas personalidades de alto perfil, ha lanzado esta semana una campaña global para poner fin al desesperante limbo legal de la apatridia en el que viven millones de personas en todo el mundo.

“La meta de erradicar la apatridia parece cada vez más fácil de alcanzar gracias al número creciente de países que han ratificado dos importantes tratados sobre derechos humanos de las Naciones Unidas”,  explica la nota de prensa de ACNUR que anuncia la campaña.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, la Enviada Especial de ACNUR, Angelina Jolie, el Embajador de Buena Voluntad de ACNUR, Jesús Vázquez, y más de 30 celebridades y líderes de opinión mundiales han publicado hoy una Carta Abierta en la que declaran que tras 60 años desde la promulgación de la primera convención de las Naciones Unidas para proteger a las personas sin patria, “ha llegado la hora de poner fin a la apatridia”.

Hoy hay en el mundo 10 millones de personas apátridas y cada 10 minutos nace un niño apátrida. Sin una nacionalidad, frecuentemente no tienen acceso a los derechos y servicios que los países normalmente reconocen a sus ciudadanos.

Apatridia puede significar vivir sin formación, atención médica o empleo formal, sin poder moverse libremente, sin perspectivas ni esperanza. “La apatridia es inhumana. Creemos que es hora de terminar con esta injusticia”, afirma la Carta Abierta.

La aclamada actriz Angelina Jolie insistió en que ser apátridas quiere decir, tanto para los padres como para los hijos, carecer de identidad legal, pasaporte o derecho al voto y tener poca o ninguna oportunidad de recibir educación. “Poner fin a la apatridia significaría rectificar estas terribles injusticias, pero también fortalecer las sociedades de los países que acogen a los apátridas aprovechando todo el talento que pueden aportar. Poner fin a esta forma de exclusión es a la vez un deber y una oportunidad para los gobiernos de todo el mundo”, recordó.

Muchas situaciones de apatridia son la consecuencia directa de discriminaciones étnicas, religiosas o de género. En la actualidad hay veintisiete países que niegan a las mujeres el derecho a transmitir la nacionalidad a sus hijos en condiciones de igualdad con los hombres, una situación que genera situaciones de apatridia encandenadas que se van pasando de una generación a otra. Y hay nexos fuertes entre apatridia, desplazamientos y estabilidad regional.

El lanzamiento de la campaña tiene lugar en medio de signos de cambio en la actitud internacional hacia la apatridia. Hace tres años los países que habían ratificado la Convención de la ONU sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 y la Convención sobre la Reducción de los Casos de Apatridia de 1961 no llegaban a 100 y hoy son ya 144, un número significativo.

Paralelamente se están produciendo un número creciente de casos de apatridia provocados por  conflictos graves que añaden nuevos riesgos. Las guerras en la República Centroafricana y en Siria, por ejemplo, han forzado a millones de personas a convertirse en desplazados internos o en refugiados.

Decenas de miles de niños refugiados han nacido en el exilio y ACNUR trabaja con los gobiernos de los países de acogida y con socios locales para que el registro de esos nacimientos sea una prioridad. El hecho de no tener documentos o de que los padres hayan desaparecido a raíz del conflicto es un obstáculo para demostrar la ciudadanía de estos niños.

ACNUR se ha asociado con United Colors of Benetton para la creación de la campaña “I Belong” (“Yo Pertenezco”) con el fin de atraer la atención de la opinión pública mundial hacia las repercusiones devastadoras de la apatridia. La empresa Benetton ha desarrollado el contenido creativo de la campaña y ACNUR, en su página web, tiene abierta una petición online con la que quiere recoger 10 millones de firmas para poner fin a la apatridia en una década.

El martes 4 de noviembre, ACNUR publicó también un “Informe Especial sobre la Apatridia” que refleja el impacto humano del fenómeno y lanzó un Plan Global de Acción para Erradicar la Apatridia que consta de 10 puntos para resolver las principales crisis existentes y asegurar que en el futuro ningún niño nazca apátrida.

“La apatridia hace que las personas se sientan culpables por el simple hecho de existir”, declaró el Alto Comisionado Guterres. “Tenemos una oportunidad histórica de terminar en 10 años con la plaga de la apatridia y devolver la esperanza a millones de personas. No podemos permitirnos el lujo de perderla”.

Mientras en muchos países el tema de la apatridia sigue siendo objeto de discusión política, en otros terminar con la apatridia sería tan fácil como modificar algunos párrafos de la ley de ciudadanía. En la última década, gracias a cambios legislativos o políticos 4 millones de apátridas han adquirido una ciudadanía o confirmado la propia.

En 2008, por ejemplo, una sentencia del Alto Tribunal de Bangladesh permitió que 300.000 apátridas de lengua urdu adquirieran la ciudadanía y dejaran atrás décadas de sufrimiento. En Costa de Marfil, donde la apatridia fue una de las causas de un conflicto armado que se prolongó durante más de 10 años, la reforma de ley que entró en vigor en 2013 reconoció la ciudadanía a los residentes de larga duración. En Kirguistán, desde 2009 más de 65.000 ciudadanos de la ex Unión Soviética han adquirido o confirmado la ciudadanía de la nueva república.

Este año se cumple el 60° aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954, que junto con la Convención sobre la Reducción de los Casos de Apatridia de 1961 constituyen la base legal para poner punto final a la apatridia

La apatridia se puede resolver si existe voluntad política. Y a diferencia de tantos otros problemas que enfrentan los gobiernos actuales, se puede resolver en un futuro muy cercano. A día de hoy la Convención de 1954 ha sido ratificada por 83 países y la de 1961 por 61 países.


•  Apoya la campaña para la erradicación de la apatridia y firme la Carta Abierta en ibelong.unhcr.org
•  Lee la Carta Abierta firmada por nuestro Embajador de Buena Voluntad, Jesús Vázquez


Comparte esta página con: