Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Sudán comienza a emitir carnés de identidad para los sursudaneses

Sudán comienza a emitir carnés de identidad para los sursudaneses Imprimir

© ACNUR. Sursudaneses hacen cola para ser registrados. Con sus nuevos carnés de identidad podrán tener acceso a muchos servicios y derechos en Sudán.
© ACNUR. Sursudaneses hacen cola para ser registrados. Con sus nuevos carnés de identidad podrán tener acceso a muchos servicios y derechos en Sudán.
GINEBRA, Suiza, 3 de marzo de 2015 (ACNUR/UNHCR) – En Sudán, el gobierno ha comenzado a registrar a los sursudaneses que viven en el país y a emitir carnés de identidad que les dará derecho a trabajar y acceso a los servicios básicos. Este proceso comenzó el 1 de febrero y es el resultado de un acuerdo firmado en diciembre por ACNUR, El Comisionado Sudanés para los Refugiados y la Dirección General de Pasaportes e Inmigración. Más de 54.000 sursudaneses han sido registrados y hasta la fecha se han expedido cerca de 37.000 carnés de identidad.

En el marco de este acuerdo, los sursudaneses registrados mayores de cinco años recibirán un carné de identidad válido durante toda su estancia en Sudán. Con él tendrán los mismos derechos que los ciudadanos sudaneses, como por ejemplo a trabajar, comprar propiedades, así como libertad de movimiento y de vivir en cualquier parte del país. También tendrán acceso a los mismos servicios que los ciudadanos de Sudán.

Se estima que medio millón de sursudaneses están viviendo en Sudán, entre ellos los 120.000 que huyeron a este país desde diciembre de 2013 cuando estalló el conflicto en Sudán del Sur. Además, también viven en el país otros 350.000 que permanecieron en Sudán tras la secesión de Sudán del Sur en 2011. Poco después de que estallara la violencia en Sudán del Sur, el gobierno sudanés anunció que los sursudaneses serían tratados como ciudadanos sudaneses y desde entonces, las autoridades han mantenido una política de puertas abiertas. Ofrecer una prueba legal de su identidad y un derecho sin restricciones a permanecer en el país mientras prosiga el conflicto son dos buenas salvaguardas de protección frente al retorno forzoso.

ACNUR está apoyando la implementación de esta iniciativa, tanto económicamente como con capacitación técnica. Se han establecido centros de registro en 12 asentamientos en el estado de Jartum, donde se espera que este ejercicio continúe hasta marzo antes de que se amplíe a otras localizaciones en el país. El estado de Nilo Blanco, donde viven unos 66.000 refugiados sursudaneses en seis asentamientos, será la siguiente localización donde se lleve a cabo este programa. A continuación, el registro y entrega de carnés de identidad continuará en otros estados durante los próximos 18 meses y después se mantendrán varias unidades móviles para registrar a los recién llegados desde Sudán del Sur.

Desde el comienzo de la emergencia en Sudán del Sur, ACNUR y sus socios han asistido a más de 84.000 refugiados sursudaneses que han llegado a Sudán. En asentamientos en el estado de Alto Nilo y Kordofan del Sur y del Oeste las necesidades básicas se han ido cubriendo progresivamente mediante el establecimiento y ampliación de los servicios básicos por parte de contrapartes gubernamentales, la Sociedad de la Media Luna Roja Sudanesa, agencias de Naciones Unidas y ONGs. En Jartum más de 3.000 familias han recibido asistencia con materiales básicos como esteras, mantas, bidones y utensilios de cocina para mejorar sus condiciones de vida.

Identificar a las personas vulnerables y ofrecerles asistencia sigue siendo uno de los ejes de la respuesta en todo el país. ACNUR lleva a cabo programa de registro y reunificación familiar para los menores no acompañados y separados, proyectos de medios de subsistencia para mujeres en riesgo y asistencia material para personas mayores y discapacitados sursudaneses.

La violencia en Sudán del Sur ha desplazado a más de 2 millones de personas durante los últimos 14 meses, incluyendo a más de 500.000 que huyeron por la frontera a países vecinos como Etiopía (196.000), Kenia (45.000), Sudán (121.000) y Uganda (144.000).


Comparte esta página con: