Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Notas de Prensa La creciente inseguridad provoca nuevos desplazamientos dentro y desde Sudán del Sur

La creciente inseguridad provoca nuevos desplazamientos dentro y desde Sudán del Sur Imprimir

 © UNHCR/ACNUR/J. Matas - Refugiados sursudaneses hacen cola para recoger comida en un centro de tránsito en Adjumani, Uganda, en junio de 2015
© UNHCR/ACNUR/J. Matas - Refugiados sursudaneses hacen cola para recoger comida en un centro de tránsito en Adjumani, Uganda, en junio de 2015
GINEBRA, Suiza, 8 de enero de 2016 (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados está cada vez más preocupada por la creciente inseguridad en el estado meridional de Ecuatoria Occidental, en Sudán del Sur, y su grave impacto en la población civil.

Las informaciones apuntan a enfrentamientos localizados entre grupos armados y soldados del gobierno y un aparente deterioro del orden público en Yambio y sus alrededores, a unos 300 kilómetros al oeste de la capital, Juba. Los tiroteos esporádicos están a la orden del día y se ha registrado un aumento en los delitos relacionados con las agresiones sexuales a mujeres y niñas, secuestros de vehículos, ataques a propiedades gubernamentales y saqueo de viviendas de civiles, presuntamente protagonizados por jóvenes armados.

Una reciente misión de la ONU en Yambio observó cerca de 200 casas quemadas en el barrio de Ikpiro y varios centenares más que habían sido saqueadas. La población se ha refugiado en el centro de la ciudad o se ha trasladado a localidades cercanas. Estimaciones de la ONU apuntan a que el número de desplazados en los condados de Yambia y Tambura, en el estado de Ecuatoria Occidental, asciende a 15.000 personas desde principios de diciembre.

La violencia también está empujando a la población a huir de sus hogares y recorrer cientos de kilómetros hacia el sureste, para llegar hasta la vecina Uganda, donde desde principios de esta semana se ha registrado diariamente a una media de 500 refugiados, cuadruplicando las cifras recientes. Además de la violencia, los refugiados citan la inseguridad alimentaria causada por las malas cosechas como una de las razones de su huida.

El mes pasado, ACNUR informó de que los enfrentamientos entre los grupos locales y el ejército de Sudán del Sur en Ecuatoria Occidental habían desplazado a más de 4.000 personas hacia una remota región del noreste de la República Democrática del Congo.

A fecha del 6 de enero, el número de nuevas llegadas registradas, la mayoría en la zona cercana a Dungu, había aumentado a 6.181 personas, cifra que incluye a 4.164 nacionales de Sudán del Sur y a 2.017 congoleños que previamente habían estado viviendo como refugiados en Sudán del Sur. La afluencia de personas a la República Democrática del Congo se ha mantenido en 2016, aunque a un ritmo mucho más reducido. La agencia para refugiados del gobierno ha registrado a 268 personas en la última semana.

Estos acontecimientos son, de manera general, alarmantes para una región de Sudán del Sur que hasta ahora se había mantenido relativamente estable. Las implicaciones para el acceso humanitario a unos 2.500 refugiados que viven en Ecuatoria Occidental son muy preocupantes. ACNUR está en contacto con las autoridades gubernamentales respecto a la seguridad de los refugiados y ha acordado un refuerzo de la protección por parte de las fuerzas de la UNMISS mediante el aumento de las patrullas, así como el apoyo para reubicar a los refugiados en zonas más seguras.

El conflicto que estalló en Sudán del Sur en diciembre 2013 ha desembocado en una de las mayores emergencias humanitarias del mundo, con 2,3 millones de personas forzadas a huir de sus hogares, 650.000 de ellas cruzando fronteras como refugiados y 1,65 millones de desplazados en el interior del país.



Comparte esta página con: