Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Chalecos salvavidas convertidos en colchones para los refugiados en Grecia

Chalecos salvavidas convertidos en colchones para los refugiados en Grecia Imprimir

© ACNUR/UNHCR/Hereward Holland. Mads Damgaard Peterson (en el centro), voluntario danés, delante de un gran colchón hecho de chalecos salvavidas reutilizados en el centro de registro de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos. El relleno de los chalecos salvavidas es al mismo tiempo cómodo y aislante frente al frío.
© ACNUR/UNHCR/Hereward Holland. Mads Damgaard Peterson (en el centro), voluntario danés, delante de un gran colchón hecho de chalecos salvavidas reutilizados en el centro de registro de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos. El relleno de los chalecos salvavidas es al mismo tiempo cómodo y aislante frente al frío.
LESBOS, Grecia, 14 de enero de 2016 (ACNUR/UNHCR) – Las grandes pilas de chalecos salvavidas que se amontonan en las idílicas playas de la isla griega de Lesbos son testigo del a menudo desgarrador viaje realizado por miles de refugiados e inmigrantes que cruzan hacia Europa.

Pero ahora, en un esfuerzo por salvar el uso práctico del creciente engendro, una pequeña parte de los chalecos salvavidas desechados están siendo reutilizados como colchones aislantes para los refugiados, que actualmente se enfrentan a un invierno que cala hasta los huesos en tierra firme.

"Estábamos viendo este enorme problema en la isla con todo el caos, y al mismo tiempo viendo que todos los refugiados dormían sobre el suelo", cuenta Mads Damgaard Peterson, un voluntario de Dinamarca que dedica su tiempo a ayudar a los refugiados que llegan a la isla después de cruzar por mar desde Turquía.

Peterson y su compatriota Anezka Sokol, también voluntaria, han encontrado la solución: reutilizar la gomaespuma de dentro de los chalecos salvavidas para crear colchones de emergencia aislantes para dormir.

"Estábamos sentados sobre ellos porque la tierra estaba fría y pensamos, 'hagamos un colchón'. Ya teníamos los cables para atarlo y en cinco minutos teníamos un producto", cuenta Sokol, recogiendo una decena de chalecos salvavidas abandonados en la playa.

"Es un material de celda cerrada, por eso se puede usar en un chaleco salvavidas. Aísla bastante bien porque está lleno de aire", resalta.

El año pasado, más de un millón de refugiados e inmigrantes llegaron a Europa por mar, mientras que unos 3.735 desaparecieron, supuestamente ahogados, en el mar. Casi la mitad de todas las llegadas se registraron en las playas pedregosas de Lesbos.

La mayoría de los cientos de miles de chalecos salvavidas abandonados por ellos terminaron apilados en el vertedero municipal en Molevos, hasta que estos voluntarios daneses, preocupados por el medio ambiente, tuvieron su gran idea.

Hicieron su primer prototipo atando tres chalecos salvavidas en línea. Hicieron 20 y los distribuyeron en el centro de registro para refugiados en Moria, donde los refugiados a menudo tienen que esperar durante varios días.

"La gente permanece en tiendas de campaña y no tiene nada sobre lo que tumbarse. Estábamos a 6 grados bajo cero el día después de Año Nuevo y uno simplemente no quiere estar en el suelo", comenta Sokol.

Los refugiados se mostraron inicialmente escépticos porque los chalecos salvavidas son un vívido recuerdo de su tortuosa travesía por mar, en la que una media de diez personas murieron cada día en 2015.

La reutilización de tales colchones también era una preocupación higiénica. El equipo está ahora preparando un prototipo de diseño entretejido que puede ser colocado debajo de la lona inferior de las tiendas de campaña, creando una superficie cómoda, aislante y resistente al fuego sobre la que dormir, y que también puede limpiarse.

"Yo una gran ecologista y me parte el corazón ver tantos recursos malgastados", afirma Sokol.

Por Hereward Holland, en Lesbos, Grecia.


Comparte esta página con: