Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR deplora la pérdida de vidas en el mar Egeo, ante el empeoramiento del tiempo

ACNUR deplora la pérdida de vidas en el mar Egeo, ante el empeoramiento del tiempo Imprimir

ATENAS, Grecia, 22 de enero de 2016 (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados lamenta profundamente la enésima pérdida de vidas en dos nuevas tragedias que han tenido lugar en las primeras horas del día. Al menos 42 personas de Siria, Afganistán e Irak -17 de ellas niños, 18 mujeres y 7 hombres- han muerto en las proximidades de los islotes de Farmakonissi y Kalolimnos, cerca de las islas de Leros y Kaymnos, en el sudeste del mar Egeo.

Esto sucede mientras las condiciones meteorológicas empeoran y los refugiados desesperados en su búsqueda de la seguridad asumen riesgos extraordinarios, atraídos por los descuentos que ofrecen los traficantes de personas.

El personal de ACNUR recibió a los supervivientes en los puertos de Kalymnos y Leros y les están ofreciendo asistencia para cubrir sus necesidades básicas, incluyendo alojamiento en habitaciones de hotel, asesoramiento, intermediación con las autoridades y comunicación con sus familiares en el extranjero.

A pesar de una disminución temporal en los últimos días, en las últimas 48 horas se ha observado un aumento repentino, con más de 3.000 personas llegando cada día a las islas griegas, a pesar de las condiciones meteorológicas tormentosas. Los refugiados recién llegados relataron a ACNUR que los traficantes habían bajado las tarifas en los últimos días. Estos descuentos actúan como un triste incentivo a asumir riesgos extraordinarios, dado el empeoramiento del tiempo.

Según los guardacostas helenos, al menos 60 personas han fallecido en aguas territoriales griegas del mar Egeo desde el comienzo del año, y al menos 10 permanecen desaparecidas. Decenas de personas más han perdido sus vidas en aguas turcas en el mismo periodo. Solo ayer (21 de enero), los medios informaron de la muerte de al menos 12 personas cerca de las costas occidentales de Turquía, mientras trataban de llegar a la isla de Lesbos.

“Es trágico que los refugiados, entre ellos familias con niños pequeños, se sientan forzados a confiar sus vidas a traficantes sin escrúpulos, dada la falta de vías legales y seguras para encontrar protección. Este es el triste testimonio de la desesperación que la gente está sintiendo, pero también de la absoluta indiferencia por la vida humana que muestran aquellos que organizan esos peligrosos viajes”, declaró Philippe Leclerc, Representante de ACNUR en Grecia.

Desde principios del año, la guardia costera helena, ayudada por Frontex y embarcaciones privadas, ha atendido a un importante número de botes navegando en dificultades, con vías de agua, desinflándose peligrosamente, con problemas mecánicos, o sin combustible. ACNUR quiere elogiar a la guardia costera helena, así como a los otros actores, por sus esfuerzos para asistir y rescatar a cientos de vidas humanas en condiciones muy difíciles y a menudo poniendo en peligro sus propias vidas.

ACNUR reitera su petición de un sólido refuerzo de las operaciones de búsqueda y rescate en el Egeo, así como la apertura de más vías legales para los refugiados, a través del aumento de las plazas de reasentamiento desde los países vecinos a Siria, la admisión humanitaria, la reunificación familiar, los visados humanitarios y otros mecanismos. Con más opciones legales para llegar a Europa y otros lugares, menos personas en necesidad de protección internacional se verán forzadas a recurrir a despiadados traficantes de personas y a emprender peligrosas travesías ilegales.

En 2015, un número sin precedentes de unas 860.000 personas, mayoritariamente sirias, afganas e iraquíes, llegaron a Grecia por mar. Durante el mismo periodo, más de 700 personas perecieron o desaparecieron en el mar Egeo (en aguas territoriales griegas y turcas). En lo que llevamos de 2016, unas 38.000 personas, la mayoría refugiados, alcanzaron las islas griegas.


Comparte esta página con: