Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR pide a Nigeria que tenga en cuenta los deseos de los desplazados internos

ACNUR pide a Nigeria que tenga en cuenta los deseos de los desplazados internos Imprimir

© ACNUR/UNHCR /G. Osod. El Asistente del Alto Comisionado para la Protección, Volker Türk, habla con niños nigerianos desplazados en la comunidad de acogida Malkohi en el estado de Yola, en Nigeria.
© ACNUR/UNHCR /G. Osod. El Asistente del Alto Comisionado para la Protección, Volker Türk, habla con niños nigerianos desplazados en la comunidad de acogida Malkohi en el estado de Yola, en Nigeria.
MAIDUGURI, Nigeria, 23 de febrero de 2016 (ACNUR/UNHCR) – El Alto Comisionado Adjunto para la Protección de ACNUR, Volker Türk, ha pedido a las autoridades de Nigeria que tenga en cuenta las preocupaciones de las personas desplazadas en el noreste del país.


“Todos debemos escuchar a los desplazados internos, sus aspiraciones y su sentido de la dignidad y la seguridad”, subrayó Volker Türk durante una visita el pasado fin de semana a Maiduguri, capital del estado de Borno, en Nigeria, en referencia a los retornos organizados a las zonas bajo control del gobierno, pero que todavía se consideran peligrosas.

A principios de este mes, atacantes suicidas mataron a más de 50 personas e hirieron a decenas en ataques a un campamento que acoge a unos 50.000 desplazados internos en Dikwa, en Borno, el estado más afectado por la insurgencia de Boko Haram.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados no ha podido desde hace tiempo visitar Dikwa por razones de seguridad. Muchos de los desplazados internos en Borno provienen de ciudades y pueblos que han quedado prácticamente arrasados durante los últimos dos años y carecen de infraestructuras, servicios básicos y seguridad.

Volker Türk, el Asistente del Alto Comisionado para la Protección, llegó a Nigeria el pasado jueves para revisar las operaciones de emergencia de la Agencia de refugiados en el noreste del país, donde ACNUR ayuda a decenas de miles de desplazados internos acogidos en campamentos. También se reunió en Abuja con el vicepresidente de Nigeria, Yemi Osinbajo, y con socios del gobierno para analizar los retos y las áreas de cooperación.

Durante estas reuniones, hizo un llamamiento al gobierno para que aproveche la experiencia de ACNUR en repatriación voluntaria y trabaje en estrecha colaboración con la Agencia para garantizar el bienestar de las personas bajo su amparo. La insurgencia ha afectado a cerca de 5 millones de personas, de las que 2,2 millones son desplazados internos y casi 180.000 han huido a países vecinos. Volker Türk ofreció ayuda a los países vecinos para organizar el retorno voluntario cuando y donde existan las condiciones adecuadas.

Alentando a las instituciones gubernamentales y a las organizaciones de la sociedad civil para que lideren la respuesta al desplazamiento forzado, declaró que “ACNUR, como parte de la comunidad internacional, seguirá apoyando las iniciativas locales”.

El Asistente del Alto Comisionado también se reunió con desplazados internos en los estados de Borno y Yola, donde escuchó los desgarradores relatos de violencia y destrucción y fue testigo del continuo sufrimiento y desafíos que deben afrontar las personas que no pueden retornar a su lugar de origen. Estos testimonios lo conmovieron profundamente por su valor y resiliencia.

En Malkohi, una localidad situada a las afueras de Yola, capital del estado de Adamawa, habló con algunos de los desplazados internos sobre sus preocupaciones y su situación. “Queremos escuchar a las personas con el fin de ayudarlas de la mejor manera”, dijo Türk. Hapsatu Amadu, líder comunitario de 47 años, le trasladó que lso desplazados necesitaban ropa, comida y cobijo. “Estamos expuestos a las inclemencias del clima en estas chozas de paja”, explicó.

ACNUR y sus socios han estado proporcionando protección, refugio, formación en materia de gestión de campamentos y asistencia a aproximadamente el 10 por ciento de los desplazados internos en el noreste de Nigeria, donde la mayoría de los desplazados viven con familias de acogida. En el campamento de Bakassi, en Maiduguri, visitado por Türk, ACNUR ha construido 450 refugios temporales.

No obstante, las necesidades no dejan de aumentar en Borno, incluyendo en los 17 campamentos organizados y los 13 campamentos informales en Maiduguri que acogen a unos 125.000 desplazados internos. “Borno es el estado más devastado; las infraestructuras sociales y sanitarias son prácticamente inexistentes, le explicó a Türk Alhadji Usman Didda Shua, alto funcionario del gobierno local. “Este estado debería ser tratado al mismo nivel que Siria”, agregó, refiriéndose a una emergencia que apenas tiene visibilidad mediática, que no ha recibido la financiación necesaria y cuyos efectos se propagan por la región.

Solo en Borno, 16 de los 38 hospitales han sido destruidos o saqueados y se han cerrado 214 centros sanitarios de atención primaria. Con una población de 600.000 habitantes, Bama era la segunda mayor ciudad del estado de Borno hasta 2014. Hoy en día, la ciudad se encuentra en ruinas y está desierta. Las autoridades del estado dicen que su reconstrucción requerirá millones de dólares.

“En cada crisis, se generan oportunidades que se deben aprovechar, preferiblemente por medio de un nuevo contrato social”, concluyó Volker Türk. Próximamente visitará Camerún para analizar la situación de los refugiados nigerianos que se encuentran en el país y visitará el campamento de refugiados de Minawao, en la región del Extremo Norte, antes de concluir su visita a la región el miércoles.

Por Hanson Tamfu en Maiduguri, Nigeria


Comparte esta página con: