Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Inseguridad alimentaria empuja a más sursudaneses a desplazarse hacia Sudán

Inseguridad alimentaria empuja a más sursudaneses a desplazarse hacia Sudán Imprimir

© ACNUR/UNHCR/R.Nuri. La raíz de una palmera es todo lo que esta mujer sursudanesa desplazada ha conseguido para comer.
© ACNUR/UNHCR/R.Nuri. La raíz de una palmera es todo lo que esta mujer sursudanesa desplazada ha conseguido para comer.
GINEBRA, Suiza, 29 de marzo de 2016 (ACNUR/UNHCR) - La Agencia de la ONU para los Refugiados está preocupada por el creciente número de sursudaneses que se están viendo forzados a buscar refugio en el vecino Sudán debido al aumento de la inseguridad alimentaria causada por el actual conflicto y el deterioro de las condiciones económicas.

El agravamiento de la inseguridad alimentaria y el creciente malestar en algunas regiones de Sudán del Sur, especialmente en los estados del noroeste como Bahr El Ghazal del Norte y Warrap, en el noroeste del país, han provocado que unas 38.000 personas hayan huido hacia el este y el sur de Darfur desde finales de enero.

ACNUR teme que la situación pueda empeorar rápidamente ya que la situación nutricional en el Alto Nilo, Warab y Bar el Gazal se agrava cada vez más”, declaró el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards. “Los sursudaneses necesitan ayuda humanitaria, incluyendo comida, agua y otros artículos de primera necesidad”, añadió.

La Comisión para la Ayuda Humanitaria del gobierno de Sudán informó de la llegada de 2.328 sursudaneses a El Meiram y 2.520 a Kharasana, en el estado de Kordofán del Oeste. Estas nuevas llegadas, cuyo número podría ser superior, han alcanzado Sudán en mal estado de salud, muchos de ellos habiendo arriesgado sus vidas en el camino.

ACNUR lideró una misión a El Meiram del 20 al 21 de marzo para evaluar el nivel y la naturaleza de las necesidades. En el este de Darfur, un promedio de 500 sursudaneses –o 100 familias– han estado llegando cada día, alcanzando la cifra de más de 150 familias la semana pasada. El número total de llegadas se eleva a 35.234 personas a fecha de 23 de marzo, y se espera que lleguen más en los próximos días.

Estas personas se han instalado principalmente en el campamento para desplazados de Khor Omer, mientras que otros grupos más reducidos han llegado a los pueblos de Adila, Bahr Alara, Asalaya, Abu Karinka y Abu Jabra. La situación es desesperada, ya que la mayoría de los recién llegados han recorrido un periplo de hasta 4 semanas hasta lograr llegar a Khor Omer, cargando apenas unos objetos personales, y necesitan urgentemente ayuda humanitaria.

La Agencia de la ONU para los Refugiados coordinará, junto con OCHA (Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios), la respuesta humanitaria global. Esta se concentrará en las áreas de salud pública y nutrición, saneamiento, artículos de primera necesidad, prevención y respuesta a la violencia sexual y de género, así como la protección de los menores. ACNUR pide asimismo acceso directo al este de Darfur para ofrecer una respuesta duradera a esta crisis.

En el sur de Darfur se registraron más de 2.000 nuevas llegadas al campamento de Beliel. Muchos de ellos llegaron sin documentos de identificación y necesitan asistencia humanitaria, en particular alimentos y artículos de higiene como bidones y jabón. Muchos niños y niñas han quedado separados de sus familias.

La semana pasada ACNUR lideró una misión interinstitucional para evaluar las necesidades tanto de los recién llegados como de las comunidades de acogida que se encuentran desbordadas, ya que cada familia está alojando a unas 25 a 35 personas más. La evaluación indica que los refugiados han sufrido situaciones de inseguridad durante su camino a Sudán, y que ahora están viviendo en condiciones de hacinamiento y que muchos de ellos están enfermos y necesitan atención médica.

El conflicto en Sudán del Sur, que estalló en diciembre de 2013, ha desembocado en una de las mayores emergencias humanitarias del mundo, en la que 2,3 millones de personas han sido forzadas a huir de sus hogares, 678.000 de ellas han cruzado las fronteras y 1,69 millones se encuentran desplazadas en el país.

El aumento de la inseguridad alimentaria y el conflicto en curso están obligando a cada vez más personas de Sudán del Sur a huir, ya sea atravesando las fronteras o dentro del país. Estas personas forman parte de los 2,8 millones de personas de Sudán del Sur que oficialmente están bajo una situación de “crisis” o “emergencia” en términos de inseguridad alimentaria, según la clasificación de FEWSNET, la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna.

Con el rápido aumento del número de sursudaneses que huyen de su país, al ACNUR le preocupa seriamente que el Plan de 2016 de Respuesta Regional para los Refugiados de Sudán del Sur que cubre los programas para refugiados en los países vecinos, gestionado por ACNUR y otros 39 socios, apenas ha recibido el 2% de los fondos necesarios. Esto hace que muchas actividades vitales, como la distribución de agua potable, servicios de saneamiento y salud, alimentos y el cobijo tengan una grave insuficiencia de fondos.


Comparte esta página con: