Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Cinco años después del inicio del conflicto en Kordofán del Sur, los refugiados siguen huyendo

Cinco años después del inicio del conflicto en Kordofán del Sur, los refugiados siguen huyendo Imprimir

© ACNUR/UNHCR/Rocco Nuri - Amal Bakith, refugiado sudanés, prepara el desayuno con su hijo al día siguente de llegar al campo de Ajoung Thok, en Sudán del Sur.
© ACNUR/UNHCR/Rocco Nuri - Amal Bakith, refugiado sudanés, prepara el desayuno con su hijo al día siguente de llegar al campo de Ajoung Thok, en Sudán del Sur.
GINEBRA, Suiza, 3 de junio de 2016 (ACNUR/UNHCR) – Este fin de semana se cumple el quinto aniversario del inicio del conflicto en el estado sudanés de Kordofán del Sur. A día de hoy, la población siguen huyendo de la región y la mayoría se dirige al vecino Sudán del Sur.

En lo que llevamos de 2016, más de 7.500 refugiados han llegado a Yida, en el norte del estado sursudanés de Unity. Esta región ya alberga a unos 70.000 refugiados. Sólo en el mes de mayo, llegaron cerca de 3.000 personas y con el recrudecimiento del conflicto, se prevé la llegada de miles de personas en las próximas semanas.

Los refugiados, principalmente procedentes de los condados Heiban, Um Doreein y Al Boram, situados en las montañas Nuba en Kordofán del Sur, cuentan que se está registrando una escalada de la violencia, con ataques terrestres y bombardeos aéreos. Los recién llegados también mencionan como motivos de su huida la escasez de alimentos y la imposibilidad de asistir a las escuelas de los niños, especialmente en los alrededores de Um Doreein. Si bien la mayoría de las personas están llegando en camiones, otras lo hacen a pie o en bicicleta, tras un trayecto de hasta una semana.

Los refugiados que llegaron esta semana afirman que el conflicto recientemente se ha trasladado a la parte noreste de Kordofán del Sur, donde algunas personas han quedado atrapadas en áreas en conflicto y les resulta imposible escapar. Alrededor del 90% de las nuevas llegadas son mujeres y niños. Además, un niño de cada diez menores ha llegado solo o sin ningún miembro de su familia.

En el centro de tránsito de Yida, ACNUR y sus socios proporcionan asistencia inmediata a las personas que llegan al centro. La ayuda incluye comida caliente, agua, vacunación contra el sarampión, un lugar donde descansar y cualquier otro tipo asistencia que puedan requerir. Los refugiados son registrados para asegurar que aquellos en situación de riesgo o con necesidades específicas son rápidamente identificados y asistidos.

Tras unos días, los refugiados son trasladados en autobús desde Yida a Ajoung Thok, un campamento establecido en 2013 para ayudar a aliviar en cierta medida la presión. Allí reciben lonas de plásticos y postes para poder construirse un hogar temporal, así como ollas y sartenes, mosquiteras, mantas, esteras para dormir y comida. Los menores no acompañados o que han quedado separados de sus familias son reunificados con sus familiares o permanecen en acogida temporal.

Con casi 41.000 refugiados sudaneses, el campo de Ajuong Thok prácticamente ha alcanzado prácticamente su capacidad máxima (46.000 personas). ACNUR y sus socios han ampliado las infraestructuras del campamento para satisfacer las necesidades de la creciente población. ACNUR ha instalado otros seis depósitos de agua, ha construido centenares de letrinas, ha abierto una nueva escuela de primaria y ha iniciado la construcción de otra más. También se está trabajando en la construcción de un nuevo campamento en Pamir, a unos 50 km al sur de la frontera, para recibir a las nuevas llegadas y a refugiados que han estado viviendo en Yida durante los últimos cinco años.

Como los refugiados siguen llegando, los servicios se están viendo desbordados. En las últimas cuatro semanas, la cantidad de agua disponible por persona se ha reducido de 19 litros por persona y día a 16 litros. Los colegios están extremadamente masificados con más de 100 estudiantes por aula. Los servicios y la calidad de los mismos están inevitablemente en riesgo dado que el llamamiento de ACNUR para las operaciones en Sudán del Sur apenas ha recibido un 17% de los fondos necesarios.

Desde el inicio de la guerra en las montañas Nuba en 2011, unos 250.000 refugiados sudaneses han huido a Sudán del Sur, principalmente a los estados de Unity y Alto Nilo. Resulta más necesario que nunca que se alcance una solución al conflicto que ponga fin al sufrimiento. Además, en Sudán del Sur hay 1,69 millones de desplazados internos.


Comparte esta página con: