Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa El Equipo Olímpico de Refugiados hace historia en los Juegos de Río

El Equipo Olímpico de Refugiados hace historia en los Juegos de Río Imprimir


© ACNUR/ Benjamin Loyseau - Rose Lokonyen llevó la bandera olímpica liderando el Equipo de Refugiados en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Río 2016. -
© ACNUR/ Benjamin Loyseau - Rose Lokonyen llevó la bandera olímpica liderando el Equipo de Refugiados en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Río 2016. -

En medio de grandes aplausos y una fuerte ovación, los diez miembros del primer equipo olímpico de refugiados hicieron historia el viernes por la noche al desfilar por el famoso Estadio de Maracaná durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

RÍO DE JANEIRO, Brasil, 5 de agosto de 2016 (ACNUR/UNHCR) – Rose Nathike Lokonyen, corredora sursudanesa de 23 años, fue la abanderada del Equipo de Refugiados. Los jóvenes atletas, originarios de Sudán del Sur, Siria, República Democrática del Congo y Etiopía, han ganado amigos y admiradores en Brasil gracias a sus increíbles historias de triunfo sobre la adversidad.

Rose tenía 8 años cuando huyó de la guerra y encontró seguridad en el remoto campamento de refugiados de Kakuma, en el norte de Kenia, donde ha vivido desde entonces.

“Me siento muy emocionada. Esta es la primera vez que los refugiados tenemos la oportunidad de participar en los Juegos Olímpicos y podemos tener esperanza, para animar a las generaciones más jóvenes de refugiados que se están quedando en los campamentos, para que desarrollen sus talentos”, dijo a ACNUR en una entrevista.

“Ser un refugiado no significa que no seas un ser humano”

El Presidente Obama mandó a los atletas refugiados un mensaje de apoyo poco antes de que entraran al estadio, justo por delante del país anfitrión, Brasil. “Esta noche, el primer Equipo de Refugiados (#TeamRefugees) se presentará ante el mundo y demostrará que puedes triunfar venga de donde vengas”, escribió el mandatario.

Para Rose y sus compañeros de equipo, la posibilidad de participar en los Juegos Olímpicos, pináculo del logro deportivo, era hasta hace unos meses, un sueño distante e improbable.

“Para nosotros todo empezó apenas hace unos meses, así que no podemos comparar nuestros tiempos con los aquellos que tienen un nivel muy alto, pero lo haremos lo mejor que podamos… Ser un refugiado no significa que no seas un ser humano como cualquier otro, aunque en ocasiones nos hagan de menos. Podemos hacer todo lo que otros pueden hacer”, afirmó en una entrevista con ACNUR después de una agotadora sesión de entrenamiento.

La Ceremonia de Inauguración dio comienzo con un espectacular homenaje al arte y la cultura brasileña. Con aproximadamente mil millones de personas viéndola en todo el mundo, Brasil mostró su famosa música y sus bailes.

En el espectáculo participaron algunos de los mejores músicos de Brasil, incluyendo al compositor Caetano Veloso, Gilberto Gil, la cantante pop Anitta, la artista funk Ludmilla y MC Soffia, una rapera de 12 años.

Empezó con un espectáculo de sonido y luces que seguía los orígenes de la vida en la jungla brasileña, con la llegada de los exploradores portugueses en barco entre las tribus indígenas, seguido de una sección que describía la llegada de millones de esclavos africanos hace 400 años.

El evento siguió mostrando el desarrollo de las ciudades en el siglo XX, incluyendo una escena muy bien coreografiada en la que los atletas hacían acrobacias en bloques apilados como rascacielos. Terminó con una advertencia sobre los peligros del calentamiento global.

Cuando la familia de Rose en el campamento de refugiados de Kakuma, se enteró de las noticias, se mostró encantada. “Estoy tan feliz de saber que será ella quien portará la bandera”, dijo su hermano pequeño Tom Namilo. “Estaré feliz viendo a mi hermana llevar la bandera de los refugiados”.

Hace un año, su compañera de equipo Yusra Mardini, nadaba para salvar su vida cuando el bote hinchable al que se subió para cruzar de Turquía hacia Grecia empezó a hundirse en el mar Egeo. Ahora, en un increíble giro del destino, esta joven siria de 18 años está compitiendo contra los mejores del mundo.

“No hablamos el mismo idioma y somos de diferentes países, pero la bandera Olímpica nos une a todos y ahora estamos representando a 60 millones de personas en todo el mundo. Estamos muy felices juntos, como equipo. Queremos dar lo mejor de nosotros para demostrar a todos que podemos ser buenos atletas y buenas personas”, declaró a ACNUR en una entrevista.

© ACNUR/ Benjamin Loyseau – Rose, llevando la bandera, lidera a los demás miembros de Equipo Olímpico de Refugiados en la Ceremonia de Inauguración.
© ACNUR/ Benjamin Loyseau – Rose, llevando la bandera, lidera a los demás miembros de Equipo Olímpico de Refugiados en la Ceremonia de Inauguración.

“No voy a pensar en quién está a mi lado ni cuál es su nacionalidad. La única cosa en la que voy a pensar es en cómo voy a nadar… está en mi cabeza que soy una nadadora”.

A principios de esta semana, el presidente del COI Thomas Bach presentó a cada uno de los 10 miembros del equipo ante todos los miembros del comité y agradeció a ACNUR su apoyo a los atletas y su ayuda en la creación del equipo, en el marco de su alianza con el movimiento olímpico desde hace 20 años.

“Estos atletas son el ejemplo de la coexistencia pacífica en el mundo entero. Ellos son el ejemplo de que es posible participar en una competición y al mismo tiempo vivir juntos en paz. Este es el verdadero espíritu de la unidad y diversidad olímpica”, declaró Bach.

También agradeció la ayuda de ACNUR para hacer realidad el equipo. “Sin su apoyo, no hubiera sido posible seleccionar, entrenar y hacer que viajaran (los refugiados) para que pudieran estar presentes aquí hoy. Su participación en los Juegos Olímpicos es un símbolo de esperanza para todos los refugiados del mundo. No tenían un país o una bandera con la que competir. Pero ahora la tienen”, dijo Bach.

“La gente cree que no hacemos nada en un campamento de refugiados”

Otro de los miembros del equipo y compatriota de Rose, el corredor Yiech Pur Biel, de 21 años, ha sido un refugiado la mitad de su vida. Afirma que considera al COI y a ACNUR como los padres que apenas conoció.

“La gente cree que no hacemos nada en un campamento de refugiados, pero no es así. Nunca olvidaremos lo que ACNUR y el COI han hecho por nosotros, son como una madre y un padre. Sentimos que pertenecemos a una comunidad, como seres humanos iguales. Esto (las Olimpiadas) es el principio de una vida y la cambiará para siempre. Gracias a todos y que Dios os bendiga”.

Entre lágrimas y sonrisas de alegría, los atletas recibido diferentes homenajes desde su llegada a Río para los Juegos. El jueves, los atletas recibieron la visita del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien les deseó lo mejor y les dijo que estaban haciendo historia para los refugiados en todo el mundo.

El Papa se unió a millones de personas deseando la mejor de las suertes al Equipo Olímpico de Refugiados.

“Quiero hacerles llegar mi saludo y mi deseo de éxito en estas Olimpiadas. Que el coraje y la valentía que llevan dentro pueda expresar, a través de los juegos olímpicos, un grito de fraternidad y de paz. Que, a través de ustedes, la humanidad comprenda que la paz es posible, que con la paz todo se gana; en cambio con la guerra se pierde todo”, escribió el Papa en un mensaje de apoyo.

El presidente honorífico del COI, Jacques Rogge, uno de los principales artífices del equipo, habló apasionadamente sobre la importancia del deporte en las vidas de los jóvenes refugiados y las personas desplazadas.

Ayúdanos a lograr que personas como tú y como yo tengan un futuro a salvo: entra en www.conlosrefugiados.org, firma y difunde.


Comparte esta página con: