Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Día Internacional de la Mujer 2017

Día Internacional de la Mujer 2017 Imprimir

Halima, madre de nueve hijos, vive refugiada en el Líbano (© ACNUR/UNHCR/David Azia)
Halima, madre de nueve hijos, vive refugiada en el Líbano (© ACNUR/UNHCR/David Azia)
GINEBRA, Suiza, 8 de marzo de 2017 (ACNUR/UNHCR).- En el marco del Día Internacional de la Mujer, que se celebra cada año el 8 de marzo, es importante reiterar que todas las mujeres y niñas tienen el derecho a una vida libre de violencia y a un trabajo digno en condiciones de igualdad, sin importar su nacionalidad o situación migratoria.

La discriminación contra mujeres y niñas es causa y consecuencia del desplazamiento forzado y la apatridia. Dicha situación se ve en ocasiones agravada por otras circunstancias, como por ejemplo el origen étnico, la discapacidad, la religión, la orientación sexual, la identidad de género o el origen social, entre otras.

Al menos la mitad de las personas desarraigadas en el mundo son mujeres y niñas, que sin contar con la protección de sus gobiernos y en muchos casos de las estructuras familiares tradicionales, se encuentran con frecuencia en situación de vulnerabilidad.

Las rutas que las mujeres emprenden hacia el exilio no están exentas de riesgos. Aun así ellas viajan, se enfrentan a los peligros de largas jornadas de camino con la única esperanza de llegar a un lugar donde puedan vivir una vida libre de violencia. Las mujeres además se exponen a violencia sexual, física y psicológica, incluyendo la explotación sexual y laboral cometida por grupos delictivos, autoridades, personas de su comunidad o incluso por sus propios familiares.

No sólo deben lidiar con estas amenazas contra su persona y la consecuente estigmatización social que muchas veces acarrea, sino que deben preocuparse de la seguridad física, el bienestar y la supervivencia de sus familias.

Esta situación justifica la especial atención que ACNUR presta a mujeres y niñas solicitantes de asilo, refugiadas, desplazadas internas, retornadas y apátridas tanto a nivel global como en América Latina y el Caribe, para alcanzar su integración sostenible y solidaria en las comunidades de acogida, promoviendo su empoderamiento y facilitando su acceso a herramientas necesarias para alcanzar la autosuficiencia.

Durante los últimos años, ACNUR ha trabajado intensamente para promover la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y niñas y la prevención de la violencia sexual y de género, desarrollando e implementando diferentes manuales, políticas y estrategias. Las mujeres han demostrado enorme resiliencia rehaciendo sus vidas y las de sus familiares y aportando desarrollo y progreso a sus comunidades de acogida.

En el marco de la implementación del Plan de Acción de Brasil y de la Estrategia Regional de Género (Estrategia de Montevideo), en coordinación con otras agencias de Naciones Unidas y de cooperación, ACNUR reconfirma su apoyo a los Gobiernos de América Latina y el Caribe para:

- Adoptar legislación y marcos de protección que incluyan a todas las mujeres, niñas y personas con orientación sexual e identidad de género diversas, con independencia de su condición migratoria, atendiendo a las necesidades de protección específicas de personas solicitantes de asilo, desplazadas internas, retornadas y apátridas, así como asegurar su acceso a la justicia sin discriminación de ningún tipo.

- Consultar a mujeres, niñas y personas con orientación sexual e identidad de género diversas de forma regular sobre sus inquietudes y necesidades, asegurando su participación efectiva en los asuntos que son de su interés y fomentando su participación política dentro de los marcos establecidos a tal efecto.

-Asegurar el acceso equitativo y digno a medios de vida y servicios sociales básicos como la educación y la salud para todas las mujeres, niñas, incluidas aquellas con orientación sexual e identidad de género diversa, con independencia de su condición migratoria.

- Implementar políticas y proyectos de protección que faciliten la detección de incidentes de violencia sexual y de género, y el acceso a servicios especializados como gestión clínica de la violación, centrados en la atención a la víctima, en el principio de interés superior de la niñez y la perspectiva de edad, género y diversidad, incluyendo a personas solicitantes de asilo, refugiadas, desplazadas internas y apátridas.

- Fomentar la recogida de datos de violencia sexual y de género de forma ética y confidencial, y con respeto a los intereses de las víctimas, tanto con fines de protección como de planificación programática.

- Continuar los esfuerzos para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Agenda 2030).

ACNUR está convencido de que el empoderamiento de mujeres y niñas, así como la igualdad de género y la promoción de oportunidades son medidas clave para prevenir el desplazamiento forzado y promover el desarrollo humano sostenible. Debemos asegurar que todas las mujeres y niñas tengan acceso a la protección jurídica y social con independencia de su nacionalidad, ideas políticas, religión, raza, identidad sexual y de género, origen social, etnia u otra característica intrínseca a la dignidad de la persona.


Comparte esta página con: