Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa La violencia en Kasai obliga a 11.000 congoleños a buscar refugio en Angola

La violencia en Kasai obliga a 11.000 congoleños a buscar refugio en Angola Imprimir

Familias desplazadas en la República Democrática del Congo hacen fila para recibir agua, en un campo en Goma, octubre de 2012 (© ACNUR/UNHCR/Frederic Noy).
Familias desplazadas en la República Democrática del Congo hacen fila para recibir agua, en un campo en Goma, octubre de 2012 (© ACNUR/UNHCR/Frederic Noy).
GINEBRA, Suiza, 21 de abril de 2017 (ACNUR/UNHCR).- Un repunte de la violencia en la provincia de Kasai en la República Democrática del Congo (RDC) ha obligado a más de 11.000 congoleños a buscar refugio en Angola.

Desde su comienzo a mediados de 2016, el brutal conflicto en la previamente pacífica región congoleña de Kasai ha desplazado ya a más de un millón de civiles dentro del país.

Quienes huyen a Angola continúan llegando principalmente a Dundo, la capital de la provincia nororiental de Luanda Norte.

Los refugiados señalan haber huido de ataques de milicias, que tienen como objetivo a policías y autoridades militares, así como a civiles de los que sospechan que apoyan o representan al Gobierno.

Los refugiados llegan en condiciones desesperadas, sin acceso a agua potable, alimentos o cobijo. Además, los recién llegados están aterrados, todavía temen por sus vidas y mencionan que no tiene planes inmediatos de regresar a su país.

La situación entre los menores es crítica, dado que muchos llegan desnutridos y enfermos, padeciendo diarrea, fiebres y malaria. Dos menores habrían fallecido por malnutrición severa.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, coordina la respuesta humanitaria en terreno junto al gobierno, autoridades locales y organizaciones colaboradoras. Además, se negocia con el gobierno la creación de lugares de acogida apropiados, ya que las localizaciones cercanas a la frontera están saturadas y carecen de las condiciones adecuadas.

ACNUR enviará este sábado otro equipo de emergencias a Dundo para apoyar los esfuerzos humanitarios y está preparando un envío a la zona con tiendas de campaña de tamaño familiar, utensilios de cocina, mantas, mosquiteras, esteras para dormir y otros artículos de primera necesidad.

Se necesita urgentemente ayuda adicional, ya que los refugiados se ven obligados a permanecer en construcciones improvisadas en las aldeas fronterizas. Además, la temporada de lluvias en Angola alcanza su punto álgido en abril, lo que podrían complicar aún más las condiciones de vida y causar un deterioro del estado de salud de los refugiados, especialmente de aquellos más vulnerables como las mujeres, los niños, los ancianos y los discapacitados.

ACNUR celebra la respuesta del gobierno de Angola de mantener las fronteras abiertas ante la continua llegada de refugiados, y espera que este gesto de buena voluntad continúe mientras la situación siga siendo crítica en la región congoleña de Kasai.


Comparte esta página con: