Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR y sus socios piden 157 millones de dólares para ayudar a los desplazados por Boko Haram

ACNUR y sus socios piden 157 millones de dólares para ayudar a los desplazados por Boko Haram Imprimir

GINEBRA, Suiza, 31 de enero de 2018 (ACNUR/UNHCR). - ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, junto con sus socios humanitarios, ha presentado hoy un llamamiento de fondos interinstitucional por valor de 157 millones de dólares para ayudar a más de 250.000 personas afectadas por la insurgencia de Boko Haram en la región de la cuenca del lago Chad.

Las 47 agencias de la ONU y organizaciones humanitarias, todas ellas miembros del Plan Regional de 2018 de Respuesta para los Refugiados de Nigeria (RRRP por sus siglas en inglés), atenderán las necesidades de unos 208.000 refugiados nigerianos y 75.000 personas de las comunidades de acogida en Níger, Camerún y Chad.

“La crisis de Boko Haram persiste y está lejos de haber terminado”, declaró la Alta Comisionada Adjunta de ACNUR, Kelly T. Clements, durante la presentación del llamamiento de fondos ante los donantes en Niamey, la capital de Níger. “El mundo no debería olvidar a las víctimas de este mortífero conflicto, especialmente porque parece poco probable que en el futuro cercano se vaya a producir un restablecimiento de la paz y la estabilidad”.

Familias esperando a recibir ayuda de emergencia (alimentos, esteras y material para construir un refugio) en Banki, en el noreste de Nigeria, el pasado mayo, tras volver a Nigeria desde Camerún (© ACNUR/UNHCR/Rahima Gambo)
Familias esperando a recibir ayuda de emergencia (alimentos, esteras y material para construir un refugio) en Banki, en el noreste de Nigeria, el pasado mayo, tras volver a Nigeria desde Camerún (© ACNUR/UNHCR/Rahima Gambo)
Los refugiados nigerianos siguen llegando a comunidades pobres y muy aisladas en los países vecinos. Desde que comenzó en 2013, el conflicto provocado por Boko Haram ha generado el desplazamiento interno de otros 2,4 millones de personas en el noreste de Nigeria, Camerún, Chad y Níger.

Uno de los efectos colaterales más devastadores del conflicto es el alarmante aumento de la inseguridad alimentaria y de la desnutrición severa de estas poblaciones. Más de 7,2 millones de personas en la región de la cuenca del lago Chad padecían inseguridad alimentaria en septiembre de 2017”.

"El futuro de las jóvenes generaciones en la región está en juego, ya que la inseguridad alimentaria no solo afecta la dignidad de las familias, sino que tiene graves consecuencias para el desarrollo físico y cognitivo de los niños", agregó la Alta Comisionada adjunta de ACNUR.

El conflicto ha tenido un demoledor impacto en el acceso a la educación y en los índices de escolarización, ya que cientos de escuelas se han visto obligadas a cerrar en toda la región, donde los niveles de educación ya estaban entre los más bajos del mundo.

Las comunidades que acogen a los refugiados también necesitan asistencia urgentemente, ya que su capacidad para ayudar a los desplazados ha llegado a su límite, especialmente en lo relativo a las infraestructuras para los servicios básicos. Se necesita asistencia humanitaria para mejorar los servicios en una serie de sectores como el cobijo, la asistencia sanitaria, la educación, el agua potable y el saneamiento.

Los Planes de Respuesta para los Refugiados (RRP por sus siglas en inglés) son herramientas de planificación y coordinación interinstitucional dirigidas por ACNUR para crisis de refugiados a gran escala o complejas. En 2017 se presentó un llamamiento similar por valor de 241 millones de dólares que solo fue financiado en un 56%.


Comparte esta página con: