Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Notas de Prensa Ante el aumento de llegadas de venezolanos, se refuerza la respuesta en Brasil

Ante el aumento de llegadas de venezolanos, se refuerza la respuesta en Brasil Imprimir

Las familias venezolanas que duermen en la plaza pública Simón Bolívar, en el centro de la ciudad de Boa Vista, son reubicadas de manera voluntaria en el albergue Jardim Floresta, con la ayuda de trabajadores de ACNUR, el ejército brasileño y las autoridades federales y locales. © ACNUR / UNHCR / Reynesson Damasceno.
Las familias venezolanas que duermen en la plaza pública Simón Bolívar, en el centro de la ciudad de Boa Vista, son reubicadas de manera voluntaria en el albergue Jardim Floresta, con la ayuda de trabajadores de ACNUR, el ejército brasileño y las autoridades federales y locales. © ACNUR / UNHCR / Reynesson Damasceno.
GINEBRA, Suiza, 6 de abril de 2018 (ACNUR/UNHCR) - ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está trabajando con el gobierno de Brasil y sus socios en el país, para intensificar la respuesta humanitaria ante el creciente número de venezolanos que llegan al norte del país con cada vez más necesidades.

Según las últimas estimaciones del gobierno, más de 800 venezolanos entran cada día en Brasil. A medida que la compleja situación política y socioeconómica de su país continúa empeorando, los venezolanos van llegando con cada vez mayores necesidades de alimentos, vivienda y atención médica. Igualmente, muchos de ellos necesitan protección internacional.

Más de 52.000 venezolanos* han llegado a Brasil desde principios de 2017. Se estima que unos 40.000 han llegado al norte de Brasil a través del estado fronterizo de Roraima y están viviendo en Boa Vista, la capital del estado.

Debido al incremento de llegadas, los servicios públicos, como la atención médica y las infraestructuras de saneamiento están al límite de su capacidad. Las autoridades declararon recientemente el estado de emergencia y han asignado 190 millones de reales brasileños (aproximadamente 58 millones de dólares) para brindar asistencia humanitaria de emergencia a las personas que vienen de Venezuela.

ACNUR ha estado trabajando en estrecha colaboración con el Gobierno Federal de Brasil para registrar a los venezolanos y garantizar que quienes llegan cuenten con la documentación adecuada. Una vez documentados, los solicitantes de asilo venezolanos, así como aquellos con permisos especiales de estadía, tienen derecho a trabajar y acceder a servicios de salud, educación y otros servicios básicos.

El Comité del Gobierno Federal de Brasil para la Respuesta de Emergencia para la afluencia venezolana, que está coordinando la respuesta humanitaria en Roraima, está trabajando con ACNUR para garantizar que los venezolanos tengan acceso a atención médica y vivienda adecuada, así como que reciban materiales de primera necesidad como colchones y artículos de higiene personal.

ACNUR y las autoridades brasileñas están cada vez más preocupados por los crecientes riesgos a los que se enfrentan los venezolanos que viven en la calle, incluyendo la explotación sexual y la violencia. Para cubrir las necesidades de alojamiento y mitigar estos riesgos, se han abierto dos nuevos albergues en Boa Vista en las últimas dos semanas. Los nuevos albergues pueden acoger a 500 personas cada uno y ya están casi llenos. Se da prioridad a las familias con niños, mujeres embarazadas, personas de edad avanzada y otras personas con necesidades específicas.

ACNUR está gestionando los nuevos albergues y ha puesto en marcha un registro biométrico para emitir tarjetas de identificación que les den derecho a recibir alimentos y la asistencia. Al mismo tiempo, las autoridades federales, a través del ejército brasileño, brindan tres comidas calientes al día y garantizan la seguridad física. El gobierno municipal está llevando a cabo vacunaciones.

Mientras tanto, ACNUR está trabajando con las autoridades para identificar a los venezolanos dispuestos ser trasladados de manera voluntaria desde Roraima a otras partes de Brasil. La reubicación proporcionará soluciones a más largo plazo para las personas necesitadas y aligerará la presión sobre las comunidades y los servicios locales en el estado de Roraima. Esta semana está previsto que partan desde Boa Vista dos vuelos operados por la Fuerza Aérea Brasileña. Uno salió ayer, llevando a 104 venezolanos a São Paulo. Se espera que el segundo parta hoy hacia São Paulo y Cuiabá, la capital del estado de Mato Grosso, ubicado en el centro del país.

Hasta el momento, unos 600 venezolanos han sido reubicados en otras ciudades, donde las autoridades locales y los grupos de la sociedad civil los están ayudando a integrarse y a ser autosuficientes. Una encuesta de ACNUR, llevada a cabo por la Universidad Federal de Roraima, reveló que el 77% de los venezolanos que viven actualmente en Roraima esperan ser trasladados a otras regiones de Brasil.

ACNUR agradece las acciones del Gobierno brasileño, que incluyen mantener sus fronteras abiertas a los venezolanos y velar por que todos los refugiados y solicitantes de asilo en Brasil puedan ejercer sus derechos fundamentales y acceder a servicios básicos.

ACNUR solicitó recientemente a los donantes un monto inicial de 46 millones de dólares para implementar su plan de respuesta regional para los venezolanos en los principales países de acogida, incluido Brasil. Hasta el momento, este plan solo ha recibido un 4% de los fondos solicitados.

ACNUR hace un llamamiento a la comunidad internacional para que brinde un mayor apoyo a Brasil, que ha sido generoso en su respuesta y necesita más apoyo para mejorar las capacidades de recepción, prevenir la discriminación contra los venezolanos y garantizar la coexistencia pacífica.


*De los 52.000 venezolanos que viven en Brasil, 25.000 son solicitantes de asilo, 10.000 tienen permisos de residencia temporal, mientras que el resto está trabajando para regularizar su situación.


Comparte esta página con: