Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR acelera el traslado de refugiados a un nuevo campo a medida que continúa el flujo de somalíes

ACNUR acelera el traslado de refugiados a un nuevo campo a medida que continúa el flujo de somalíes Imprimir

© ACNUR/B.Bannon. Estos hombres trabajan en la construcción de una letrina de vital importancia para los refugiados que serán reubicados desde zonas del campo de Ifo -donde se asentaron espontáneamente- hasta la Ampliación de Ifo, en Dadaab, Kenia.
© ACNUR/B.Bannon. Estos hombres trabajan en la construcción de una letrina de vital importancia para los refugiados que serán reubicados desde zonas del campo de Ifo -donde se asentaron espontáneamente- hasta la Ampliación de Ifo, en Dadaab, Kenia.
EXTENSIÓN DE IFO, Kenia, 3 de agosto (ACNUR/UNHCR) – Henok Ochalla sabe que está en la carrera de su vida. Con el fin de hacer frente al gran flujo de refugiados que sigue llegando a la zona de Dadaab, al norte de Kenia, huyendo de las zonas afectadas por el conflicto y la sequía que azotan Somalia, este coordinador de la respuesta de emergencia de ACNUR, a sus 39 años, debe organizar el levantamiento de un mínimo de 300 tiendas, las suficientes para alojar a 1.500 familias (7.500 personas) cada día.


ACNUR y sus socios están trasladando a miles de refugiados recién llegados desde las superpobladas e inseguras zonas de Dadaab hasta una nueva extensión de este complejo de campos de refugiados en expansión. La meta es ofrecer alojamiento para un mínimo de 90.000 refugiados para finales de noviembre.

El trabajo en la denominada Ampliación de Ifo va por buen camino al tiempo que ACNUR y sus socios levantan un segundo campamento, que también servirá para aliviar al masificado campo de Dadaab, que fue diseñado para acoger a 90.000 personas cuando se abrió en 1991 y que ahora lucha para albergar a una población de unas 400.000 personas.

En el trabajo se hace un amargo cálculo: más de 73.000 solicitantes de asilo han llegado durante los dos últimos meses. Están huyendo del conflicto y la sequía que ha afectado a 10 millones de personas en el Cuerno de África.

Tras recibir recientemente la aprobación del gobierno de Kenia, equipos de trabajadores de organizaciones socias de ACNUR están ahora acelerando el trabajo para levantar un nuevo campo y abastecerlo de letrinas y reservas de agua. Todo esto se está llevando a cabo incluso mientras ACNUR y sus socios reubican a los refugiados en estas nuevas instalaciones.

Tras más de una semana, ACNUR está a punto de lograr su objetivo. Ya hay suficientes tiendas para alojar aproximadamente a 10.000 personas. Oxfam (Reino Unido), socio de ACNUR, ha instalado tres tanques de almacenamiento de agua, con una capacidad de 10.000 litros cada uno. Médicos sin Fronteras (España) sigue ofreciendo servicios médicos de emergencia para los alojados en la Ampliación de Ifo.

“La verdad es que estamos haciendo un buen trabajo” dijo Ochalla. “Pero tenemos que mejorarlo todavía más. Todo el mundo está al límite, pero tenemos que continuar”.

El proceso de reubicación también es un reto. Para alcanzar el objetivo de 1.500 personas al día, se está trasladando a familias con un mínimo de cuatro miembros por tienda. Cada una de estas familias tiene una historia detrás.

En el centro de reubicación, un hombre se queja de que no quiere vivir en la misma tienda con su suegra. El coordinador de respuesta de emergencias de ACNUR le explica que en estos momentos no se puede estar eligiendo.

Otra de las familias que se ha trasladado hoy es la de una mujer mayor sola con sus dos niños. Con su cojera y fragilidad, esta mujer ha caminando muchos kilómetros para alcanzar un lugar seguro en el que vivir, y Ochalla siente que no puede decepcionarla. “Ha recorrido un largo camino en busca de un nuevo hogar”, dijo mientras la escoltaba a su nuevo cobijo.

Por Greg Beals en la Ampliación de Ifo, Kenia


Comparte esta página con: