Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR necesita 40 millones de dólares adicionales para ayudar a los desplazados congoleños este año

ACNUR necesita 40 millones de dólares adicionales para ayudar a los desplazados congoleños este año Imprimir

© ACNUR/M.Sibiloni. Los miembros de una familia congoleña llegan al distrito de Kisoro, en el sur de Uganda, tras huir de su aldea en la provincia de Kivu Norte, en el este de la República Democrática de Congo.
© ACNUR/M.Sibiloni. Los miembros de una familia congoleña llegan al distrito de Kisoro, en el sur de Uganda, tras huir de su aldea en la provincia de Kivu Norte, en el este de la República Democrática de Congo.
GINEBRA, Suiza, 18 de septiembre (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados hizo público un llamamiento el martes solicitando 40 millones de dólares para ayudar a cerca de medio millón de civiles congoleños desplazados forzosamente en el este del país y en las vecinas Uganda y Ruanda.

Desde que estallaron los combates en la provincia de Kivu Norte entre las fuerzas del gobierno y el movimiento rebelde M23 en abril de este año, unas 390.000 personas han sido desplazadas internamente en el este de la República Democrática del Congo (RDC) y más de 60.000 congoleños han huido a las vecinas Ruanda y Uganda.

“La situación sigue siendo inestable y se esperan más desplazamientos de población durante este año” dijo Melissa Fleming, portavoz de ACNUR, a los periodistas congregados en Ginebra. Fleming añadió que este llamamiento cubre las necesidades de 400.000 desplazados internos (IDPs por sus siglas en inglés) en las provincias de Kivu Norte, Kivu Sur y Orientale, así como de 75.000 refugiados (25.000 en Ruanda y 50.000 en Uganda).

“Si la violencia y los abusos cometidos contra los civiles siguen aumentando en las provincias del este, el número de nuevos desplazados internos [en la RDC] será aún mayor y podría alcanzar las 760.000 personas en los próximos meses” advirtió Melissa Fleming.

La portavoz de ACNUR dijo que la financiación solicitada el martes en el llamamiento incluye 7,35 millones de dólares para las operaciones de ACNUR en la República Democrática del Congo, 12 millones para Ruanda y 20 millones para Uganda. “Estos fondos cubrirán las necesidades de hasta 475.000 desplazados internos y refugiados” añadió.

Las necesidades y los retos son grandes en áreas como la protección, la prevención y protección contra la violencia sexual, la asistencia general en materia de cobijo y materiales de primera necesidad, servicios esenciales como educación, salud, agua y saneamiento, infraestructuras, apoyo logístico y la coordinación y gestión de los campos.

En la RDC, la inseguridad y el emplazamiento de los campos en zonas remotas constituyen los principales impedimentos para el envío de ayuda y la supervisión en materia de protección. En Kivu Norte más de 127.000 nuevos desplazados internos están viviendo en 31 campos gestionados por ACNUR y muchas otras personas están alojadas con familias de acogida y en asentamientos espontáneos dentro y en los alrededores de la capital de la provincia, Goma. En las últimas semanas cada vez más desplazados se han estado trasladando a asentamientos espontáneos o a campamentos, y un número inferior se ha quedado con familias de acogida.

Melissa Fleming dijo que las necesidades específicas en el este de Congo incluyen el refugio de emergencia para 40.000 familias en Kivu Norte y en la provincia Orientale, artículos domésticos de primera necesidad para 15.000 familias (entre ellas 2.000 retornados espontáneos desde Uganda), productos sanitarios para 50.000 mujeres y letrinas familiares para 10.000 hogares.

En Ruanda, la escasez de tierras es el principal reto. El campo de refugiados de Kigeme, que abrió en junio y a finales de agosto acogía ya a 13.000 personas, tendrá capacidad para 25.000 refugiados. No obstante, está ubicado en las colinas de la provincia del sur. Para que este terreno se pueda utilizar, previamente hay que terraplenar las laderas de las colinas formando terrazas, lo cual es un proceso caro.

Además de los refugiados que se encuentran en el campo de Kigeme, cerca de 7.000 personas estaban alojadas a finales de agosto en el saturado centro de tránsito de Nkamira, que necesita ser reformado. Esta financiación extra también es necesaria en áreas tales como el proceso de registro, paquetes de ayuda, educación, medios de subsistencia, combustible y construcción de letrinas.

Lo remoto de la zona y la falta de acceso son los mayores retos en Uganda. Las infraestructuras y los servicios básicos, entre ellos instalaciones como centros de salud y escuelas, escasean en asentamiento de Rwamwanja, reabierto recientemente. Unas 24.000 personas han sido trasladadas desde Nyakabande a Rwamwanja y a otros dos asentamientos desde abril. También supone un reto el envío de ayuda al centro de tránsito de Nyakabande, en el distrito de Kisoro, donde se ha registrado a más de 40.000 personas. Otra gran preocupación son las altas tasas de malnutrición, cuyos niveles entre los recién llegados son superiores a los aceptables en una situación de emergencia.

La financiación adicional se necesita, entre otras cosas, para mejorar la protección y los servicios comunitarios, reforzar los servicios básicos, construir o rehabilitar carreteras e instalaciones en Rwamwanja, entre ellas clínicas de salud y un laboratorio. También se necesita proveer de al menos 20 nuevas aulas a las escuelas existentes y crear una nueva, así como construir 120 nuevas fuentes de agua o pozos y proporcionar material de refugio e higiene.

ACNUR declaró su operación en el este de Congo como una situación de emergencia a finales de mayo, tras el estallido de los combates en abril. Otros enfrentamientos en Kivu Sur entre la milicia Mai Mai y los rebeldes de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) también han causado desplazamientos de población. Además, el vacío de poder en ciertas zonas del este de la RDC ha provocado más inseguridad y sufrimiento para los civiles.

Estamos especialmente preocupados por el gran número de violaciones de derechos humanos en Kivu Norte y Kivu Sur, donde se han registrado desde abril más de 15.000 incidentes de protección, incluyendo asesinatos, violaciones y reclutamientos forzosos. Las cifras reales de estos abusos probablemente son mucho mayores”, afirmó Melissa Fleming.

Según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés), casi 2 millones de personas están desplazadas internamente en el este de la República Democrática del Congo, entre ellas unas 220.000 que han sido obligadas a huir de sus hogares en Kivu Norte desde abril, 108.000 en Kivu Sur y 62.000 en la provincia de Orientale.

Para contribuciones: 902 218 218 - www.eacnur.org


Comparte esta página con: