Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Noticias Buscador Notas de Prensa Muestra floral en Londres destaca la difícil situación de los refugiados

Muestra floral en Londres destaca la difícil situación de los refugiados Imprimir
Viernes, 08 de Julio de 2016 00:00

© ACNUR/UNHCR/Paul Wu En la exposición floral en el Palacio de Hampton Court en Londres del 5 al 10 de julio, un jardín temático llama la atención sobre la crisis mundial de refugiados.
© ACNUR/UNHCR/Paul Wu En la exposición floral en el Palacio de Hampton Court en Londres del 5 al 10 de julio, un jardín temático llama la atención sobre la crisis mundial de refugiados.

Los visitantes de la exposición floral más grande del mundo, que tiene lugar en Londres en el Palacio de Hampton Court, recibieron una sorpresa a principios de julio.

LONDRES, Reino Unido, 8 de julio de 2016 (ACNUR/UNHCR).– Entre las rosas y los rododendros del salón floral de la Real Sociedad de Horticultura (RHS, por sus siglas en inglés) se encontraba una instalación dedicada a los refugiados, rodeada por alambre de espino y escombros.

El jardín de “Control de Fronteras” de ACNUR, creado por los arquitectos paisajistas Tom Massey y John Ward, utiliza la horticultura para llamar la atención sobre los riesgos que a los que se enfrentan los refugiados en sus peligrosos viajes en busca de seguridad, y cuestiona la humanidad de cerrar las fronteras a quienes huyen para salvar sus vidas.

“Control de Fronteras” juega con el celo que tienen los jardineros para separar las plantas nativas de las no nativas, como metáfora de la crisis de refugiados. En su centro se encuentra un cenador tradicional inglés y un prado de flores silvestres, ranúnculos y prímulas, mientras que en el desierto más allá del foso mueren granados, amapolas marchitas y acantos.

“Los relatos de los refugiados que huyen de conflictos brutales, violencia y persecución para encontrar seguridad, inspiró el diseño de nuestro jardín”.

Una imponente valla de alambre de espino y una puerta con torniquete vigilada por un guardia de seguridad crean un enfoque intimidante. Alrededor del jardín yacen objetos recolectados por ACNUR en las playas de Lesbos: chalecos salvavidas, zapatos de niños y juguetes perdidos, todos ellos prueba de los peligrosos viajes y de las vidas en tránsito.

Los diseñadores, que han recurrido a plantas británicas para representar a los residentes y a plantas de otras regiones para representar a los refugiados, explican: “Los relatos de los refugiados que huyen de conflictos brutales, de violencia y persecución para encontrar refugio, han inspirado el diseño de nuestro jardín. Resulta increíble pensar que más de un millón de personas estaban tan desesperadas, hasta el punto de poner sus vidas a merced de traficantes para cruzar el Mediterráneo el año pasado. Y que tantos miles hayan perdido la vida en la travesía”, dijeron.

Seis jóvenes refugiados estuvieron involucrados en el proceso de plantación del jardín. El grupo, de la organización Acción Comunitaria para los Refugiados y Solicitantes de Asilo, se reúne regularmente para llevar a cabo sesiones de jardinería, que son consideradas como una forma divertida y terapéutica de inserción en la comunidad. Uno de los jardineros es Josi, estudiante de 18 años que huyó de Eritrea cuando apenas tenía 15.

“Pienso que el jardín es hermoso” explica. “Tiene un significado especial para mí porque representa una etapa de mi vida. Vine de Eritrea. Crucé la frontera con Etiopía, y de ahí pasé a Sudán, Libia, Italia y Francia. El viaje me llevó cerca de cinco meses, y pasé mucho miedo. Tuve la suerte de poder lograrlo, pero muchas personas con las que viajé murieron en el trayecto. Las palabras no bastan para poder explicárselo a la gente. Esperemos que al ver este jardín, la gente entienda lo difícil que es”.

“La crisis de refugiados es una situación terrible, y la exposición floral de la Real Sociedad de Horticultura del Palacio de Hampton Court es una poderosa plataforma para sensibilizar sobre el sufrimiento de tantas personas”.

Josi y sus amigos no son los primeros jardineros refugiados en Hampton Court. Uno de los principales arquitectos del palacio fue Daniel Marot, un hugonote que huyó de Francia en 1685 para buscar refugio en Inglaterra. Marot diseñó los jardines de Hampton Court, así como una gran parte de su mobiliario.

La exposición floral “Control de fronteras” fue premiada con una medalla de oro por los jueces de la Real Sociedad de Horticultura, y también ganó la categoría de mejor jardín temático. Dave Green, director de exposiciones de la RHS, señala: "La crisis de refugiados es una terrible situación y la exposición floral de la Real Sociedad de Horticultura del Palacio de Hampton Court es una poderosa plataforma para sensibilizar sobre el sufrimiento de tantas personas. Espero que este jardín marque la diferencia en la percepción de la gente y refuerce la idea de que hay personas en todo el mundo que necesitan desesperadamente ayuda y apoyo”.

Se espera que hasta 150.000 personas visiten la exposición floral del Hampton Court del 5 al 10 de julio. El jardín temático “Control de Fronteras” permitirá sensibilizar y recaudar fondos para la campaña global de ACNUR “Que Nadie Quede fuera”, que busca dar refugio a dos millones de refugiados de aquí a 2018.


Comparte esta página con: